RISE!

wacken0

Si ya haber ido acreditado por primera vez al Wacken Open Air en 2013 había sido un sueño hecho realidad, tener la oportunidad de asistir por segunda vez al festival de metal más grande del mundo parecía algo surrealista. Este año, al igual que en 2013, el evento tenía un adicional en lo que respecta a nuestro país, y es que nuevamente se iba a presentar una banda local en el certámen Wacken Metal Battle compitiendo con otras 27 bandas de todo el mundo, quienes ganaron los respectivos concursos locales para poder estar allí presentes. Este año la banda ganadora del Wacken Metal Battle Uruguay desarrollado entre Marzo y Mayo fue Libertad O Muerte, banda de Death Metal Melódico que ha dado que hablar en la escena últimamente y que ha editado su disco debut “Karma Error” en este 2015.
Cuatro días antes del comienzo del festival, partimos rumbo a Alemania junto a Carlos “Closmu” Mussetti (organizador del concurso Wacken Metal Battle Uruguay), Guillermo Cardozo (ex conductor de La Jaula), y la mencionada banda local integrada por Juan Benia (o Johnny B Gore) en voz, Wilson Valerio y Rodrigo Quijano en guitarras, Martín Bangueses en bajo y Daniel Jerez en batería, quienes viajaban junto a algunos de sus amigos y allegados.
Además de ser el festival más grande con mayor producción y mayor cantidad de asistentes (aprox. 100.000 personas), el Wacken Open Air también es conocido por el mal clima que se presenta generalmente en el pueblo de Wacken en las fechas que se realiza el evento. Dos años atrás apenas había llovido unos minutos, por lo que no habíamos sido testigos directos de lo que tanto se decía, pero en esta oportunidad no corrimos la misma suerte. Nuestra llegada al área VIP del festival fue en la mañana del Martes 28 de Julio, día anterior al comienzo del festival, y poco rato después de armar las carpas, una lluvia torrencial se hizo presente, la cual junto a una intensa cantidad de barro y un clima fresco totalmente ininusual para el pleno verano europeo, haría algo difíciles los primeros tres días de nuestra estadía, algo que afortunadamente cambiaría en los últimos dos días.

Luego de haber recorrido el pueblo de Wacken durante el primer día y de haber conversado con integrantes de bandas participantes del Metal Battle, promotores, colegas y público en general, el Miércoles 29 llegaría el momento más esperado, era el inicio del Wacken 2015, una fiesta que de ninguna manera debía ser empañada por la lluvia y el barro.
El festival comenzaría en la carpa Bullhead Circus donde se encuentran los escenarios Headbangers Stage y W.E.T. Stage. Allí se desarrollaría el concurso Wacken Metal Battle, el cual comenzaría a las 11:00 AM con la presencia de Sycorax, la banda representante de India, más precisamente de la ciudad de Darjeeling, quienes practican un Death Metal tradicional, sin aportarle muchas novedades al género. Más adelante llegaría el turno de los mexicanos Nuclear Chaos, quienes combinan el Thrash y el Death con muchos toques melódicos, y tienen la particularidad de ya haber tocado en otros festivales, incluyendo el excelente Metal Days en Eslovenia. La banda además cuenta con un disco de estudio, “Absolution” del 2013 y un EP titulado “Ruins Of The Future” de este año, en el cual cuentan con la participación de David Vincent (ex Morbid Angel) en las voces del tema “Suffocate”. Muy buena presentación la que dieron estos mexicanos, que obtuvieron una muy buena respuesta del público presente.
“Venimos a traerles música desde el lugar más sangriento sobre la Tierra, el Medio Oriente!”, gritaba Bassem Deaibess, el vocalista y guitarrista de Blaakyum, la banda del Líbano que ganó el concurso en dicha región del mundo. Con una muy original propuesta que combinaba Thrash, Heavy y elementos folklóricos de Medio Oriente, la banda lograría quedarse con el tercer lugar en el resultado final del concurso. Banda recomendable si estás abierto a nuevos sonidos!
Luego sería el turno de The Loudest Silence, quinteto proveniente de Sarajevo, capital de Bosnia Herzegovina, quienes de la mano de su vocalista Taida Nazraic, brindaron una dosis de Metal Sinfónico al concurso.
Al igual que dos años atrás, en esta oportunidad la banda representante de Suecia tampoco practicaba ni Death Melódico ni Glam Metal, dos estilos populares en el país nórdico. En esta ocasión los suecos eligieron a Summoned Tide, banda formada en 2004, cuyo estilo transita por un metal melódico con algunas influencias del Power y el Hard Rock. Prolijo lo de estos escandinavos, pero no como para ganar el concurso.

1050

El cuarteto canadiense Vesperia, integrado por Morgan Rider en bajo y voz, Frankie Caracci y Casey Elliot en guitarras y Dylan Gowan en batería, fue sin dudas de los más destacados del concurso, y de hecho terminaron siendo los ganadores del mismo, llevándose el premio principal que consistía de 5.000 euros y otros premios relacionados con las marcas auspiciantes. Merecidos ganadores gracias a un show arrollador en donde mostraron su propuesta de Death Metal con toques Folk y Celtas.
Ya fuera de lo que era el concurso, que continuaría el día siguiente, en la tarde cuando la lluvia volvía a hacerse presente, era turno de ver a The Gentle Storm, el proyecto que une a Anneke van Giersbergen (ex The Gathering) con Arjen Lucassen (Ayreon), aunque este último no participa en los shows en vivo. La presentación se daría en el Wackinger Stage, ubicado dentro del área del festival que está dedicada a la era medieval, donde se desarrollan exhibiciones, venden comida especial y merchandising relacionado a este tema. Anneke salió a escena acompañada de la soprano mexicana Marcela Bovio, quien canta en Stream Of Passion, otro de los proyectos de Lucassen, y una formación muy sólida, lo cual es lógico teniendo en cuenta que está integrada por gente como Ed Warby (ex Gorefest) en batería, Johan van Stratum (Stream Of Passion) en bajo, y la joven guitarrista de Mayan, Merel Bechtold, quien sorprendió con algunos buenos solos, compartiendo su labor en las seis cuerdas con Ferry Duijsens. La banda presentó temas de su disco debut “The Diary”, destacándose la única e intacta voz de Anneke, y el genial acompañamiento de Marcela. Sobre el final de su presentación, nos regalaron un clásico de The Gathering como lo es “Strange Machines”, coronando así un muy buen show.
Tras esta presentación, emprendí camino rumbo hacia la carpa de prensa donde en unos minutos los suecos Europe darían una conferencia de prensa. Allí estaba todo preparado de manera muy prolija, con sillones y bebidas servidas para los músicos, y un montón de asientos para los periodistas y fotógrafos de todo el mundo que allí se harían presentes. Tomé asiento y luego de algunas preguntas realizadas por quien dirigía la conferencia, ni más ni menos que Christof Leim (guitarrista de Sinner), se dio la orden a los medios de prensa de hacer las preguntas que quisieran. Tuve la oportunidad de ser el primero en obtener el micrófono para realizar una pregunta en la conferencia, así que no dudé en preguntarles acerca del título de su recientemente lanzado disco de estudio “War of Kings”, a lo cual el vocalista Joey Tempest explicó que la inspiración provino de un libro sueco acerca de la era de los vikingos.

1168

Durante la misma conferencia anunciaron que grabarían un DVD durante su presentación de esa noche para ser lanzado como bonus en una edición especial del mencionado disco, y luego de muchos aplausos y muy buen humor en el ambiente, los músicos se retirarían para prepararse para el show que se vendría más tarde, curiosamente en el mismo escenario que los locales Libertad O Muerte tocarían al día siguiente.
Como era de esperarse, la carpa Bullhead Circus estaba colmada para ver a los suecos, quienes presentaron varios temas de su “War of Kings”, un disco con muchas reminiscencias del Hard Rock de los 70’s, que muestra a una banda madura y consolidada, más allá de que por supuesto siempre serán recordados por sus grandes hits como los inolvidables “The Final Countdown” y “Rock The Night”, que claro está fueron parte del setlist, aunque curiosamente la balada “Carrie” no lo fue. Como curiosidad, en el medio de “Rock The Night”, cuando hicieron participar al público, Joey Tempest comenzaría a cantar “Du Hast” de Rammstein, seguido por el público, para luego reenganchar nuevamente el estribillo de su clásico de mediados de los 80’s. En una verdadera fiesta culminaría la primera jornada del festival, más allá de que el clima jugaba en contra.
El amanecer del Jueves 30 nos recibía nuevamente con lluvia y con más barro que el día anterior, por lo que las botas de lluvia ya eran una obligación para todos, ya que en ciertas áreas el barro podía llegar casi hasta las rodillas. Con este panorama, era momento de disfrutar de la segunda jornada que presentaría un montón de actividades e interesantes bandas para ver. El área de los escenarios principales compuesta por el True Metal Stage, el Black Stage y el Party Stage, permanecía cerrada aún y se abriría al mediodía, por lo que en la mañana mucho público se concentró en la carpa Bullhead Circus para chequear más bandas del Metal Battle. Hacia allí me dirigí también para observar los últimos temas de la banda china Dream Spirit, cuyos integrantes vestían trajes tradicionales, y mostraban su música que combina el Heavy y el Progresivo con elementos tradicionales del Folk del país asiático, lo cual los hace interesantes al no ser algo tan común de ver. Además las letras también son en su idioma natal!
Más tarde era momento de ir al área de los escenarios principales, la cual incluye los escenarios, pero además stands de comida, merchandising y un área para Meet & Greet con distintas bandas. Allí era momento de la presentación de U.D.O., de la mano del héroe del metal alemán Udo Dirkschneider, por lo que obviamente el área estaba prácticamente colmada. Esta además era una presentación especial, ya que U.D.O. estaba acompañado de la Bundeswehr Musikkorps, la orquesta del ejército militar, para realizar un montón de clásicos de la banda, comenzando con la espectacular “Animal House”.
Poco tiempo después de comenzado el show de los alemanes en el True Metal Stage, en la carpa finalmente era el momento de que Libertad O Muerte dijera presente en el Wacken, representando a Uruguay y al continente sudamericano entero en este concurso. La banda de Israel, Walkways, que terminaron obteniendo el segundo puesto del concurso, dio un muy potente show en el W.E.T. Stage, mientras Libertad O Muerte se preparaba en el backstage para salir al escenario de al lado, el Headbangers Stage.
Finalmente el presentador anunciaría a la banda uruguaya dando una breve descripción de la misma, y así los integrantes de Libertad O Muerte saldrían a escena, vestidos todos iguales con la camisa que contiene el logo adelante y un pentagrama detrás, tal como nos tienen acostumbrados en sus presentaciones en nuestro país. Con la bandera uruguaya de fondo, el quinteto dio rienda suelta a su setlist basado en temas de su disco debut, incluyendo el ganchero “El Nuevo Héroe”, mostrando su Death Melódico muy influenciado por la escena sueca, pero con la particularidad de tener letras en español. La banda se mostró suelta, tal como si estuviera tocando en los escenarios locales, y dejó bien representado a nuestro país frente a un público que fue numeroso más allá de estar tocando U.D.O. al mismo tiempo. Dicho sea de paso, en la previa era toda una duda qué cantidad de público podría llegar a ver a la banda dadas las circunstancias, pero era tan grande la multitud en el festival que lógicamente habría un sector de público que busca bandas nuevas, tal como nos habían mencionado unos españoles que nos cruzamos horas antes.

1020

Tras la presentación de veinte minutos de la banda local, fue turno de los suizos Stortregn, que arrasaron con un Black/Death al estilo de bandas como Dissection o Naglfar.
Tiempo de ir nuevamente a los escenarios principales, esta vez para presenciar el show de Rob Zombie junto a su banda compuesta por el excelente guitarrista John 5, el bajista Piggy D. y el baterista Ginger Fish. El escenario esperaba a la banda con estampas de Frankenstein y El Fantasma de la Opera en los costados de la batería y una pantalla gigante de fondo, y así se mantuvo durante toda la presentación, dejando de lado los efectos, los monstruos gigantes y todo aquello que caracterizaba a un show del también director de cine Rob Zombie. Por supuesto que igualmente la estética de la banda juega un rol fundamental, aunque lo principal en el show son los temas y la interacción con el público, algo que Rob sabe manejar más que bien, y de hecho lo hizo en esa jornada dirigiéndose varias veces a la multitud y bajando del escenario saludando a quienes estaban en las primeras filas. El setlist me sorprendió ya que tuvo de todo, y ese “de todo” debería ser en mayúsculas. Hubo temas de su último disco “Venomous Rat Regeneration Vendor” (2013), tal como “Teenage Nosferatu Pussy” y el hit “Dead City Radio and the New Gods of Supertown”, otros de sus anteriores trabajos como “Never Gonna Stop”, “Sick Bubblegum”, “Superbeast”, “Meet The Creeper” y “Living Dead Girl”, versiones de temazos de White Zombie como “Super-Charger Heaven”, “More Human Than Human” y la genial “Thunder Kiss ’65”, cuyo riff empezó a ser tocado por John 5, a lo que Rob dijo “me cansé de ese tema”, pasando entonces a tocar “Enter Sandman”, el clásico de Metallica, luego “School’s Out” de Alice Cooper, retomando luego el riff de “Thunder…”, una verdadera locura. Es extraño que a esta altura de su carrera, Rob haya optado por hacer tantas versiones, algunas de ellas innecesarias, pero efectivas, porque la audiencia respondió muy positivamente a esto. Además de los covers ya mencionados, la banda tocó “Blitzkrieg Bop” de Ramones y la totalmente inesperada “Get Up (I Feel Like Being A) Sex Machine” de James Brown (!), lo cual demuestra que Zombie puede hacer lo que quiere y aún así el show va a mantener un nivel alto. El final llegó con la infaltable “Dragula” de su disco debut “Hellbilly Deluxe” de 1998, cerrando una presentación que si bien no fue de las mejores que ha dado la banda en su larga carrera, fue altamente entretenida.

10501

Lo que vendría un rato más tarde no era un show más, no solo se vendría una de las mejores presentaciones del Wacken 2015, sino que estaríamos a punto de presenciar un acontecimiento histórico, algo que en lo previo no imaginábamos cómo podía ser. No solo se trataba de tener la posibilidad de ver en vivo a Savatage, reunidos tras trece años de separación, sino que lo harían a lo grande, acompañados de la Trans-Siberian Orchestra, pero con la particularidad de tocar las dos bandas al mismo tiempo en dos escenarios distintos!
Para el momento en que esta enorme presentación se iba a llevar a cabo, la lluvia otra vez hacía de las suyas y por esta razón hay gente que se lo perdió, pero los que estuvimos presentes vivimos algo que nunca antes se había realizado, y que quedará marcado para siempre en nuestra memoria. Fue muy emocionante el comienzo del show cuando los teclados de Jon Oliva comenzaron a sonar con las primeras notas del clásico “Gutter Ballet”, y ya no había dudas, era Savatage en todo su esplendor en vivo!
La primera parte del show estuvo a cargo de Savatage tocando en el Wacken Black Stage, y allí estuvieron todos, el mencionado Jon Oliva en teclados y voces, Zak Stevens en voces, Chris Caffery y Al Pitrelli en guitarras, Johnny Lee Middleton en bajo y Jeff Plate en batería. Contando con un gran sonido y una excelente respuesta del público presente, Savatage se despachó con “24 Hours Ago”, “Edge Of Thorns”, “Jesus Saves”, “The Storm”, “Dead Winter Dead” y su clásico “Hall Of The Mountain King”, en un show con un juego de luces espectacular y pirotecnia.
Luego sería turno de que la Trans-Siberian Orchestra comenzara su show en el True Metal Stage, con banda y coro incluidos, y al poco rato, Savatage y la Trans-Siberian Orchestra estarían tocando en conjunto en los dos escenarios principales del Wacken, contando con un arsenal de luces, lásers, pantallas gigantes, pirotecnia, e incluyendo unos cuantos músicos invitados y unas chicas haciendo coreografías de manera sincronizada en ambos escenarios al mismo tiempo, una verdadera locura!
“O Fortuna” de Carl Orff, de la ópera Carmina Burana, fue uno de los tantos puntos altos que tuvo el show y que provocó mayor ovación entre los presentes, así como “Turns To Me” de Savatage, que contó con un dúo a cargo de Zak Stevens y Russell Allen de Symphony X. Luego llegó “Another Way You Can Die” con Jeff Scott Soto en voces, y “Morphine Child” con Jon Oliva dando cátedra en lo vocal como nos tiene acostumbrados.
Hubo lugar para un tema nuevo de Trans Siberian Orchestra, “King Rurick”, tras lo cual llegaron “Believe” y “Chance”, y acercándonos al final vendrían la popular “Christmas Eve (Sarajevo)”, momento en el cual un péndulo descendió de cada escenario, y un montón de banderas se mostraron una y otra vez en las pantallas gigantes, mientras el instrumental sonaba. La despedida de este inolvidable show sería con “Requiem” de Beethoven, tras lo cual todos los músicos participantes de este semejante evento saludaron al público, mientras eran ovacionados fervorosamente.
De esta manera culminaría una nueva jornada en el Wacken y era momento de descansar lo que fuera posible, porque el siguiente día estaba plagado de bandas imperdibles.
La mañana del 31 de Julio se presentó algo nublada, pero al rato el clima cambiaría completamente, y sería acorde al verano europeo, con un calor de unos 30 grados y un sol radiante, lo opuesto a lo vivido durante los primeros días. El barro por supuesto que persistía, pero al menos ya parecía que no llovería más durante el resto del festival y así fue, afortunadamente.
Al mediodía de este tercer día de festival era momento de ver a los brasileños Sepultura, quienes celebraban sus treinta años de existencia, y para ello hicieron un show con clásicos de todas las épocas, incluyendo “Inner Self”, “Arise”, “Refuse/Resist”, “Roots Bloody Roots”, “Troops Of Doom”, entre muchos otros, todo esto frente a una enorme multitud.

10771

Un rato más tarde, se presentaba una banda que por estos lados continúa siendo desconocida, pero en Europa hace ya unos años se ha hecho bastante popular. Se trata de Kvelertak, banda de Noruega (con letras en noruego), cuyo primer álbum homónimo editado en 2010 vendió más de 15.000 copias solo en Noruega, lo cual hizo que sean contratados por Sony Music Scandinavia y Roadrunner Records para la edición de su segundo y último trabajo hasta el momento, “Meir”, continuando el éxito de su debut y logrando este año tocar en uno de los escenarios principales del Wacken. La música de Kvelertak es difícil de definir, pero es una especie de híbrido entre Hardcore Punk, Rock N’ Roll, Hard Rock y toques de Black Metal, y en cualquier caso se comen el escenario gracias a un excelente frontman como lo es Erlend Hjelvik, y un puñado de temazos como “Blodtørst”, “Bruane Brenn”, “Mjød” o el muy ganchero “Kvelertak”. Notable presentación a plena luz del día.
Era turno de volver a la carpa de prensa, ya que Savatage junto a Trans-Siberian Orchestra brindarían una conferencia, en donde hablarían sobre la reunión después de tantos años, la planificación para el magnífico show brindado la noche anterior, entre otros temas, ante la presencia de medios de prensa de todo el mundo.
Finalizada la conferencia, los escenarios principales eran cita obligatoria, ya que Opeth estaría allí presente como parte de la gira de promoción de “Pale Communion”, su más reciente lanzamiento. En la mayoría de los casos, los tiempos que tienen las bandas para tocar en los festivales es menor que en un show propio, por lo que en un caso como el de Opeth, cuyos temas son de larga duración, lógicamente se reduce notoriamente la cantidad de temas. En esta oportunidad pudimos disfrutar de nueve temas del quinteto progresivo, entre los que pasaron “Eternity Rains Will Come” y “Cusp Of Eternity” de su último trabajo, “The Drapery Falls” del aclamado “Blackwater Park” (2001), “To Rid The Disease” del “Damnation” (2003), sacando a relucir las voces guturales en “The Devil’s Orchard”, “Heir Apparent” y el ya clásico “The Grand Conjuration”, despidiéndose con “Deliverance”, en un show que además contó con el buen humor de siempre de Mikael Åkerfeldt, quien en esta ocasión bromeó con el nuevo corte de pelo de nuestro compatriota, el bajista Martín Méndez.

1101

El metal progresivo estaba de parabienes esa tarde, ya que en el escenario de al lado era momento de que Dream Theater saliera a escena. Con una pantalla gigante en el fondo del escenario y luces giratorias alrededor de la batería de Mike Mangini, la banda se dispuso a realizar un repertorio que comenzaría con “False Awakening Suite” de su último disco de estudio, “Dream Theater” (2013), para luego recorrer algunas viejas gemas como “Metropolis – Part I: The Miracle and the Sleeper” de su ya lejano “Images And Words” de 1992, “Burning My Soul” de “Falling Into Infinity” de 1997 y la gran balada “The Spirit Carries On” con la audiencia coreando el estribillo. Pero lo mejor de su set fue a partir de “As I Am”, seguida por “Panic Attack” y “Constant Motion”, estos tres temas juntos funcionan a la perfección. El final llegó con “Behind The Veil” de su último trabajo, culminando una presentación donde James LaBrie se destacó en lo vocal, y el resto de los músicos demostraron una vez más su virtuosismo en cada uno de sus instrumentos.
Apenas minutos después, Zakk Wylde junto a sus Black Label Society se apoderarían del Wacken Black Stage. Con un escenario que incluía un montón de amplificadores Marshall en ambos costados de la batería, Zakk y los suyos dieron rienda suelta a todo su poderío con aires sureños ante la euforia del público. “Funeral Bell”, “Bleed For Me”, la genial “Suicide Messiah” y “My Dying Time” fueron algunos de los temas que pasaron en la primera mitad de una presentación que además incluyó un increíble solo del ex guitarrista de Ozzy Osbourne, dando cátedra una vez más con su estilo inconfundible. La segunda mitad del show tuvo un momento muy emotivo al recordar al gran Dimebag Darrell, quien no solo por supuesto era un increíble guitarrista, sino que además era amigo de Zakk, por lo que una vez más le fue dedicado “In This River” con Zakk al piano y una imagen de él junto a Dimebag años atrás.

1142

El clímax llegó sobre el final con “The Blessed Hellride”, “Concrete Jungle” y “Stillborn”, despidiéndose ovacionado por el público presente, que aún sería testigo de mucho más.
Si a fines de los 90’s alguien me hubiera dicho que In Flames sería una banda tan popular como lo es hoy en día, no le hubiera creído de ninguna manera, y es que claro está que su estilo ha ido cambiando a lo largo del tiempo, alejándose cada vez más del sonido que los dio a conocer en sus inicios. Más allá de que lo que hacen hoy en día no se puede catalogar como Death Metal Melódico propiamente dicho, fue una banda clave de este género en el pasado y la que más lejos ha llegado, es realmente impactante lo grande que se ha hecho In Flames a nivel mundial, pero principalmente en Europa. Al momento de subir al True Metal Stage, prácticamente no había lugar en el amplio predio del área principal del Wacken, se sentía como que las aproximadamente 100.000 personas que asistieron estaban ahí presentes viendo a la banda. El comienzo fue espectacular con “Only For The Weak” y el público saltando y cantando al unísono, mientras el vocalista Anders Fridén animaba más al mismo. Muchos de sus cortes más exitosos post-2000 fueron parte del setlist, destacándose entre ellos “Paralyzed” y “Rusted Nail” de su más reciente álbum “Siren Charms” (2014), “Alias”, “Deliver Us”, “Cloud Connected”, “The Quiet Place”, “Delight And Angers”, “The Mirror’s Truth”, “Take This Life” y el cierre con “My Sweet Shadow”, entre otros, con un público que no dejaba de saltar, hacer crowd surfing y ovacionar a la banda que dio una performance brillante, la cual incluyó pirotecnia y hasta un discurso de Fridén hablando de su pasado, y de cómo tomó la decisión correcta de dedicarse a la música y poder vivir de ella.

1177

El final de la penúltima jornada del Wacken Open Air estaría a cargo de los holandeses Within Temptation en el Wacken Party Stage, siendo otra de las bandas que se han hecho populares a lo largo de los años, y más aún en el continente europeo. Un extenso setlist dejaría satisfechos a los fans antes de que se retiraran a descansar, haciendo un recorrido por toda su carrera, desde los temas más sinfónicos hasta los más pop, pasando por las baladas y los hits que en estudio incluyeron colaboraciones de otros artistas, tal es el caso de “Paradise (What About Us?)” con Tarja Turunen, “What Have You Done” con Keith (o Mina) Caputo, y “And We Run” con el rapero X-Zibit, aunque ninguno de ellos estuvo en el escenario, sino que sus partes fueron reproducidas con pistas. La siempre intacta voz de Sharon Den Adel lleva las riendas de una banda que se alejó de los estándares del Metal Sinfónico de sus inicios y ha transitado por diferentes rumbos, pero siempre ha salido victoriosa cosechando nuevos fans con cada álbum editado, aunque claro está, temas de sus primeros discos como “Stand My Ground”, “Mother Earth” o “Ice Queen” no pueden faltar en su setlist, y afortunadamente no faltaron esta vez tampoco. Una muy buena performance para coronar la jornada.
Mucho sol y calor para el último día del Wacken 2015, faltaban ya menos horas para el final de la aventura, pero aún quedaba mucho por ver.
Un show imperdible era el de los finlandeses Amorphis, quienes en esta ocasión harían un setlist únicamente dedicado a temas de los viejos tiempos, tocando el disco “Tales Of The Thousand Lakes” (1994) completo como celebración del vigésimo aniversario de su lanzamiento. Es habitual que la banda incluya temas como “The Castaway” o “Black Winter Day” en su repertorio, pero esta vez se trataba de una posibilidad única de presenciarlos tocar en su totalidad uno de los discos más importantes de su carrera, por lo que el telón de fondo lógicamente consistía en la portada del mencionado trabajo. La banda logró reproducir cada clima a la perfección y Tomi Joutsen tomó naturalmente el papel de Tomi Koivusaari en las voces, como no podía ser de otra manera, ya que es un gran vocalista tanto en lo gutural como en las voces limpias. Pero aún faltaba más y es que Amorphis nos regaló además tres temas de “Elegy” (1996), y qué temas! “Better Unborn”, “Against Widows” y “My Kantele”, uno tras otro para el disfrute del fan más acérrimo y vieja escuela. Genial!
Otro show que prometía mucho era el Rock Meets Classic, una banda compuesta por el eterno bajista Mat Sinner (Primal Fear, Sinner), acompañado de Alex Beyrodt (Primal Fear, Sinner) y Oliver Hartmann (Avantasia) en guitarras, Moritz Müller (Sinner) en batería, y una enorme orquesta clásica y varios vocalistas invitados de lujo, para realizar versiones sinfónicas de clásicos de todos los tiempos. Dos violinistas y dos cellistas salieron a escena para tocar la introducción de “Thunderstruck” de AC/DC, apareciendo luego el resto de los músicos y dar por comenzada la fiesta. El corista Sascha Krebs fue el vocalista invitado para esta versión, siguiéndole Jennifer Haben de Beyond The Black para cantar el tema “In The Shadows” de su banda, y “Rage Before The Storm” junto a Herbie Langhans (Sinbreed, ex Seventh Avenue). Tras este excelente presentación, llegaba el legendario Joe Lynn Turner de Rainbow para hacer “I Surrender”, “Stargazer” y “Spotlight Kid”, un verdadero lujo poder presenciar un show de a una leyenda como Turner en el 2015! Pero como si no hubiera sido suficiente, lo mejor estaba por venir, y es que enseguida llegó Michael Kiske (ex vocalista de Helloween) para cantar algunos clásicos de la banda pionera del Power Metal, y así pasaron “A Little Time”, “Kids Of The Century” y “I Want Out”, coreados por todos, y era inevitable recordar a Kiske más joven junto a sus antiguos compañeros. El público ya estaba eufórico, pero el señor que vendría a continuación cambiaría las cosas para mejor aún si eso era posible, y es que Dee Snider (Twisted Sister) se comió el escenario, y se metió a la multitud en su bolsillo, es impresionante el carisma que tiene este tipo y esa habilidad para entretener a los espectadores. Dee salió con una remera que decía “Stop Taking Selfies” (“Paren de sacarse selfies”) y dio un discurso gracioso acerca del tema, y se despachó con algunos clásicos de Twisted Sister como “You Can’t Stop Rock N’ Roll”, “We’re Not Gonna Take It”, coreada por todo Wacken, la balada “The Price” dedicada al recientemente fallecido baterista A.J. Pero, y el emocionante final llegó con “I Wanna Rock” y el eterno clásico de AC/DC, “Highway To Hell”, donde subieron todos los invitados juntos coronando una de las mejores presentaciones que tuvo este Wacken 2015.
Otros que hace rato son populares en Europa son los suecos Sabaton que luego de dos años, nuevamente tocaban en uno de los escenarios principales, esta vez con nuevo disco bajo el brazo, “Heroes” (2014). Su presentación como siempre fue entretenida con bromas entre tema y tema por parte de su vocalista Joakim Brodén, e incluyó elementos adicionales como pirotecnia, tocando ante un público masivo que no dudaba en levantar el puño en alto ante el ritmo de himnos como “To Hell And Back”, “The Art Of War”, “Carolus Rex” y “Primo Victoria”.

1110

Luego sería turno de otro de los shows más grandes y masivos de esta edición del WOA, protagonizado por los legendarios Judas Priest, quienes parecen imparables dando un show brillante como era de esperarse. El comienzo fue con “Dragonaut” de su último disco “Redeemer Of Souls” (2014), del cual luego tocarían “Halls Of Valhalla” y “Redeemer Of Souls” mechados entre clásicos de todos los tiempos y funcionando a la perfección en el setlist. “Metal Gods”, “Beyond The Realms Of Death”, “Turbo Lover”, “Jawbreaker”, “Breaking The Law” y “Hell Bent For Leather” fueron parte del show con Rob Halford haciendo una pequeña introducción previo a cada tema. Pese a cualquier duda, Halford demostró que está en buena forma a nivel vocal más allá de su edad, e igualmente la banda se mostró tan firme como siempre, como si los años no pasaran. Los bises fueron altamente ovacionados, y es que estos fueron protagonizados por himnos como “Electric Eye”, “You’ve Got Another Thing Comin'”, “Painkiller” y “Living After Midnight”. Un final inmejorable!
Pasada la medianoche los británicos Cradle Of Filth se hacían presentes en el Wacken Black Stage, con una escenografía que incluía esqueletos crucificados, y un Dani Filth muy enérgico intentando contagiar a la audiencia una y otra vez. Han sido innumerables los cambios de formación de C.O.F. a lo largo de su carrera, por lo que vale la pena mencionar que su formación actual es Richard Shaw y Marek “Ashok” Smerda en guitarras, Daniel Firth en bajo, Lindsay Schoolcraft en teclados, Martin “Marthus” Skaroupka en batería y obviamente Dani Filth en voces. Con esta misma alineación grabaron su último álbum “Hammer Of The Witches”, del cual tocaron el corte “Right Wing of the Garden Triptych” esa noche, mientras que el resto fue dedicado a clásicos ansiosamente esperados por la audiencia, tales como “Cthulu Dawn”, “Funeral In Carpathia”, “Nymphetamine”, “Born In A Burial Gown”, “Cruelty Bought Thee Orchids”, “Her Ghost In The Fog” y el formidable cierre con “From The Cradle To Enslave” dejando satisfechos a los presentes.

1147

Ya eran más de las dos de la madrugada y muchos se habían ido a dormir, pero era el último día del Wacken y había que aprovecharlo al máximo, por lo que luego del impresionante show de Cradle Of Filth, había lugar para una última presentación, la de los suecos Shining, quienes nos despedirían del festival en la carpa Bullhead Circus con una propuesta de metal extremo que sirve de banda sonora para sus letras con tópicos depresivos y suicidas.
De esta manera finalizaba una nueva edición del Wacken Open Air, que tuvo todo tipo de climas, pero que terminó siendo muy disfrutable como no podía ser de otra manera, siendo el festival de metal más importante del mundo, que ya lleva 26 años realizándose y esperemos que continúe por mucho tiempo más.

Tags: , , , , , , , , , ,

Deja Un Comentario

Blue Captcha Image
Refresh

*