RISE!

La banda local de death melódico Libertad O Muerte editó su segundo trabajo de estudio, “En Carne Viva”, en el 2016, excusa perfecta para que RISE! se juntara con Juan Benia (voz), Wilson Valerio (guitarra) y Martín Bangueses (bajo) para hablar de diversos temas, desde todos los detalles acerca de este nuevo material hasta los motivos por los cuales el show de presentación del mismo fue cancelado sobre el final del set, pasando por su viaje al Wacken Open Air 2015 donde RISE! estuvo presente, su experiencia en Suecia y su opinión sobre la escena del metal nacional y las diferencias respecto a la manera de trabajar en Europa y Sudamérica.
Una entrevista completa con la banda que logró impactar con su primer disco “Karma Error” en 2015 y que actualmente lleva más de treinta shows en vivo en apenas tres años de existencia.

 

RISE!: – La banda lanzó su segundo disco “En Carne Viva”, cómo lo diferenciarían de “Karma Error” a nivel compositivo y lírico? Sienten que han madurado más como banda con este disco?

Wilson Valerio: Bueno, el disco está compuesto por temas que se hicieron durante los primeros tres años de la banda, cuando empezamos a ensayar y más adelante a tocar en vivo, incluso tienen algunas cosas muy viejas, algunos pasajes de algunos temas tienen más de diez años y encajaron ahí. Pero básicamente los temas fueron saliendo cuando empezamos a ensayar, a tocar y a vivir la banda, más algún tema nuevo que fue pensado para el disco. Fue un disco menos craneado que el anterior, ya que el anterior tiene la particularidad de que se fueron componiendo los temas durante mucho tiempo, mientras que esta vez fue más directo.

Martin Bangueses: Esta vez fue “tenemos esto, vamos a grabarlo”, y sobre la marcha de la grabación, los temas fueron agarrando forma, y eso fue distinto a la vez anterior donde ya estaba todo armado y era casi en vivo, lo grabamos tal como lo tocábamos.

WV: En cuanto a las letras, fuimos a buscarlas al mismo lugar que las anteriores, proyectando historias o temas que pensamos desde hace mucho tiempo o cosas nuevas que surgieron con la banda. Por ejemplo, algunas historias se gestaron en los primeros tres años, pero no veo una madurez sino un retrato de lo que fue la vida individual y en conjunto durante esos primeros tres años.

R!: – Hablemos de las letras de este trabajo… Por ejemplo, “Terminal”, está inspirado en alguien en particular, en una situación personal o es producto de la imaginación?

WV: La raíz de la letra está inspirada sí en una historia real, pero en un momento le cambié la visión… es decir, la historia tiene una especie de final donde se llega a una reflexión en cuanto al hecho de vivir la vida pensando cosas negativas, desperdiciar la vida lamentándose por no tener ciertas cosas. En la historia real que inspiró la letra quizás esto no se da, hay una especie de manipulación, pero está inspirada en una persona.

R!: – Qué hay de “Divide y Conquistarás”?

WV: Esa la hicimos a medias con Juan.

Juan Benia: La idea principal de “Divide y Conquistarás” es lo que dice. Básicamente salió de la reflexión de lo que es la sociedad hoy en día, de que cada vez falta más unión, está todo dividido en eso de “vos sos de un lado, vos sos del otro”, y hasta hay una lucha de géneros que va más allá de filosofías, creencias, religiones o lo que sea, es algo que está impuesto como un método para controlar como se está viviendo. Es así como nació la idea de la letra, porque si todos se unen las ideas se pueden llegar a mejorar, o sea, nada es de nadie, todas las ideas que nosotros conocemos las inventó alguien que capaz ni conocimos, y se van creando. Entonces en la suma de ideas y en la suma de valores está la fuerza, porque poniéndote de un lado o del otro estás dividiéndote a vos mismo, no estás sumando. Nosotros creemos que todo el proceso de grabación y los viajes, el cómo se fueron dando las cosas también es una forma de ver como nosotros sentimos a la gente que nos dio para adelante y que nos ayudaba a ser más, desde la gente que nos invitó la primera vez a tocar hasta los que nos grabaron, los que nos ayudaron a armar los escenarios, creo que todo eso se contagia. Así que también es un poco de realidad, pero tomado como una reflexión. Creo que cualquier persona que lea la letra se va a sentir en algún lado, o dividido o sabiendo que puede sumar. También fue de esos temas que se fueron creando sobre la marcha, se tenían las ideas y algunas cosas, pero se fueron gestando casi sin querer, de manera muy fluída. Este tema refleja una fluidez que se fue generando así como dijo Wilson.

R!: – Recién decían que “Divide y Conquistarás” fue hecha entre los dos, cómo es el proceso de composición de las letras en general? Todos aportan sus ideas?

JB: En este disco creo que se reflejó más lo que hablábamos hoy, cada uno tenía sus ideas, había riffs y melodías que estaban desde hace tiempo en nuestra memoria. Pero hay cosas que salieron sin querer, fluyeron por parte de todos, desde decir “hay que componer un solo, hay que grabar el bajo”, nunca lo tocamos en vivo así que fue a prueba y error. En “Karma Error” nosotros teníamos los temas, los escuchábamos y ya sabíamos como iban a ser grabados. Esto fue totalmente natural, nos pusimos un tiempo totalmente ridículo para grabarlo para que tuviera eso de que no tuviéramos que estar dando vueltas, sino grabar lo que sea que estuviera bueno.

WV: Más concretamente para este disco hubo temas en los que vino uno con la letra entera. Por lo general, en lo que tiene que ver con las letras, por una cuestión obvia Juan tiene siempre la última versión modificada por él para poder encajar las palabras en determinadas partes y cosas así, pero de repente viene uno con una letra por la mitad, nos cuenta de que va la letra y aportamos ideas. Hay letras que se entregan terminadas. En la grabación surgieron cosas también, porque había partes que aún no nos cerraban y de repente había que agregarle algo de voz a una parte y en el momento salía la letra. Fue bastante completo como se fueron presentando las letras.

R!: – Lograron un sonido realmente bueno en este segundo disco, por qué eligieron el Estudio Aural para grabarlo? Qué los convenció del mismo?

WV: Nos convencieron muchas cosas. En primer lugar, el interés y el entusiasmo de Pablo Soiza, eso fue lo más determinante. También el hecho de que sea casi familia nuestra, es un amigo, sumado a la accesibilidad y la facilidad que eso conllevaba, además de que entiende el lenguaje de la música, nos conocía de antes. Era el indicado y aparte aceptaba la forma de trabajar de sacarlo rápido. Era la única persona y el único estudio que podía reunir las condiciones para que nosotros pudiéramos hacer este disco.
Íbamos con la idea de que era una locura hacerlo todo tan rápido, y sabíamos que el resultado final se iba a acercar a lo que terminó siendo, que en mi caso superó mis expectativas.

R!: – Respecto a la tapa del disco realizada por Miguel Ángel Moresco, de quién fue la idea del diseño y qué es exactamente lo que quisieron representar?

WV: A Miguel Ángel lo conocimos en 2015, se presentó ante nosotros con un dibujo inspirado en el disco “Karma Error”, más precisamente en el tema “El Nuevo Héroe” y son dibujos que hemos compartido tanto en la página web como en las redes. Ese nivel de compromiso y de amor hizo que antes de empezar a grabar el disco nuevo, Juan fuera y le planteara de hacer el arte.
Cuando estábamos ya bastante encaminados en lo que era la grabación, con muchos temas terminados, lo invitamos al ensayo, fue y escuchó los temas tocados en la sala, y a la semana apareció con un boceto describiendo toda la simbología que puso en el arte. En ningún momento hubo una directiva de ningún tipo…

JB: Le dimos los temas y analizó las letras. Él fue la primera persona que escuchó los temas encaminados antes de grabarlos, así que los vivió de una manera como si fueran algo propio. Le gustaba la banda y se sentó a analizar las letras una por una, quedamos sorprendidos solo con su explicación antes de tener una idea de por donde venía el dibujo. Nos explicó las razones por las cuales iba a estar cada cosa en su lugar y qué significaban, así que no lo pensamos más.

R!: – Teniendo en cuenta que como toda banda en el medio local tienen trabajos paralelos y responsabilidades varias, cómo se las están arreglando para los ensayos? Cuántas veces por semana le dedican a los mismos?

MB: Cuando teníamos la sala armada ensayábamos los sábados casi todo el día, teníamos la ventaja de tener eso, era un ambiente mucho más distendido dada la flexibilidad. Ahora no tenemos esa posibilidad, así que ensayamos una vez por semana dos o cuatro horas en una sala de ensayo.

WV: La frecuencia siempre cambió. Al principio era demencial la cantidad de ensayos que metíamos. Sin ir más lejos, en el 2015 tuvimos pocos shows, pero eran shows importantes, entonces no nos enfocábamos en muchas horas de ensayos, sino que particularmente ensayábamos los shows que íbamos a dar. Para las dos veces en Montevideo Music Box y la presentación del disco, fue un quiebre porque fue otra intensidad de ensayos. También en el medio grabamos, entonces no estábamos tan enfocados en ensayos, sino en terminar de grabar los temas. La intensidad fue cambiando, por lo general nuestro ideal es mantener los ensayos con cierta regularidad y cerca de un show ensayar el set, pero en el 2016 fue bastante distinto.

R!: – Hablando un poco del público, creo que fue en el show donde telonearon a Soulfly que vos Juan en un momento hiciste un discurso sobre la gente que no apoya a las bandas locales. Hay público que es fiel siempre, pero a qué creen que se debe la falta de interés o de apoyo del sector de público al que te dirigías? Cuál creen que es la razón de eso?

JB: La razón no se si es la razón que yo pueda dar. Como vos decís, hay mucho público uruguayo que escucha metal, pero la idea para lograr una convocatoria creo que ninguna banda de acá la tiene, es un mercado muy difícil. Es un mercado que te ofrece una cantidad de bandas, pero recursos muy limitados a la hora de ejecutar un show. Por ejemplo, Valvular TV sacó un compilado de 74 bandas y aún así quedaron afuera una cantidad de bandas que están en el circuito, pero realmente en Montevideo solo hay tres lugares para tocar. Si hacés cálculos, no es razonable. Obviamente que a veces las condiciones de un toque no son las mejores para ir a ver bandas locales aunque te interese después de haber escuchado un demo o disco, no están las condiciones dadas. Yo creo que la mayoría de la gente prefiere ir a un show internacional porque ahí sí están las condiciones dadas.

MB: Bueno, pero viene At The Gates y van 200 personas…

JB: O menos… hay bandas enormes de culto que tocan en festivales y si al final de la gira hacen una gráfica, seguramente Uruguay es el lugar donde tocaron para menos gente. Entonces la gente toma la decisión de ir a los toques. Tienen la opción de ir a un toque de cinco bandas, pero hay un montón de gente que va y mientras está tocando una banda, está afuera. Eso fue lo que pasó en Soulfly, cuando tocaron ellos había como 500 personas y cuando tocamos nosotros había quizás 100 o 150. Pero más allá de las cantidades, esto le pasa a cualquier banda local que va a telonear a una banda de afuera, entonces esa misma gente que no vio tu banda, solo dice “el toque de la banda internacional estuvo demás”, pero nunca dice lo mismo cuando toca una banda nacional, porque ni siquiera estuvieron. Esa cantidad de público que está en los shows internacionales no es un público activo, el público activo son en general integrantes de bandas.
Hay una enorme oferta de bandas, pero no tenés lugar donde presentarlas, y creo que es muy perjudicial para las bandas hoy en día arriesgarse a dar su tiempo, ensayar, hacer cosas y después tocar en unas condiciones horribles donde capaz se disfruta más el ensayo que las presentaciones en vivo. Entonces lo único que en mi opinión puede hacer la diferencia, es que los shows empiecen a presentar otra calidad, otra seriedad y otro planteo en el hecho. Unir el interior con Montevideo por ejemplo, hay una cantidad de bandas en el interior, y no hay ese circuito en el mismo país. Hay gente en el interior que va de un departamento a otro recorriendo 150 km. para ver una banda, y acá la gente a veces no te hace ni veinte minutos en ómnibus.
Yo creo que es importante que la gente pueda ver a la banda con calidad y además girar, mover las piezas, que no todas las bandas del mismo género toquen juntas, que haya fluidez, por algo existen los compilados, por algo existe Rise!, por algo existen una cantidad de cosas, porque movimiento hay. El público activo es al que realmente vos podés llegar a apuntar con una banda local, más allá de eso vas a telonear toda la vida y tocar para 50 personas.

R!: – Vayamos un poco más atrás en el tiempo, porque hace un rato decían que algunas partes de los temas tenían origen diez años atrás. Hablemos un poco de los comienzos entonces, cómo surge la banda? Cómo se conocen los integrantes?

WV: Nos conocemos desde hace mucho tiempo, del barrio, del liceo y de las bandas. En el caso de Juan y Daniel (Jerez, batería), son amigos desde adolescentes. En mi caso con Rodrigo (Quijano, guitarra) y Martín, nos conocemos hace veinte años. Por el 2001, Daniel y Juan tocaban en The Ethereal, Martín y yo en The Crimson Sunset, y en esa época organizamos toques juntos, nos conocimos entre todos ahí, se dio la amistad y cuando los proyectos se disolvieron, seguimos en contacto. Con Rodrigo también tocamos en una banda que era una especie de post-rock alternativo que se llamaba Trasante. Pero bueno, en un momento estábamos todos bastante necesitados de tocar metal, lo extrañábamos, y ahí fue que agarré unos temas que compuse durante los años 2011 y 2012, y se los fui mostrando a cada uno de ellos, todos estuvieron entusiasmados y así fue como empezó todo.

R!: – Y por qué el nombre Libertad O Muerte?

MB: Esta es la que siempre respondemos diferente, no? (risas generales)

WV: La cosa fue así. Cuando ya habíamos ensayado una vez con Rodrigo, Daniel y Martín, fui al trabajo de Juan a saludarlo y a mostrarle los temas. En ese momento parte de la descripción que le hice fue que ya pasamos los 30 años, que estamos quemados, en esa época habíamos pasado por algunos momentos turbulentos, y la idea era “vamos a romper todo, vamos a tocar metal, vamos a cantar en español y vamos a poner una bandera de Libertad O Muerte invertida”, una cosa así. Después eso maduró en la cabeza de Juan, porque esto es un secreto que tienen todas las bandas y es que llega el momento en que hay que elegir un nombre… es uno de los momentos más lindos que se pueden vivir estando en una banda, la tormenta de ideas.

MB: Salen cosas fabulosas para 150 bandas de otros estilos (risas)

WV: Tenemos nombres de bandas para bandas de todos los estilos (risas generales). Bueno, durante todo ese proceso Juan no decía nada, hasta que en un momento dijo “la banda se tiene que llamar Libertad O Muerte” por un montón de razones. Es una frase que está buena despojarla de la parte histórica nuestra, política y territorial. Esa Libertad y esa Muerte que aparecen en la bandera son distintas a la Libertad y la Muerte que nosotros ponemos en el nombre de nuestra banda, significan cosas distintas.

R!: – Volviendo a la actualidad, el show de la presentación del disco en Tractatus fue abruptamente cancelado, qué fue lo que pasó exactamente?

MB: Fue un momento medio raro, justo habían matado a un botija en la puerta de Coyote, estaba toda la gente paranoica… entonces llamó una persona diciendo que había 170 peludos parados afuera del boliche y quería que viniera la policía, y llamaron a la muchacha del boliche diciéndole que la iban a multar, entonces nos vino a decir que teníamos que dejar de tocar y que la gente se tenía que ir, fue una cosa extraña.

R!: – Sí, no debería pasar algo así a esta altura…

JB: Es lo que hablábamos hoy acerca de los boliches. Acá en Montevideo hay cada vez más restricciones a lo que es ruido y salidas nocturnas, y estamos en un momento en que no se sabe si realmente podés cerrar un boliche a las 2, 4 o 5 de la mañana. Además las habilitaciones para unos boliches son unas y para otros son otras. No fue un problema ni del boliche ni del ruido, ya que en un espacio cultural como lo es Tractatus, también hay stand up, teatro y otras cosas, pero ese día justo había metal. Y esto es lo mismo que pasó con Las Duranas, donde la gente se banca tres meses de carnaval, pero no se bancan un toque de rock ni aunque hagan un festival con bandas internacionales con toda la infraestructura y aunque tengas todos los papeles, si los vecinos no quieren, no quieren.
Cada vez está más sectorizado, esto nos pasa a los metaleros, pero también a músicos de un montón de géneros más alrededor de Montevideo. Cada vez te cierran más los lugares, entonces qué hacés? La gente graba, saca cosas, hace terribles videos, pero no puede tocar en vivo… y por qué? porque hay algo mucho más grande que lo que nos pasó a nosotros. A nosotros nos dio el ejemplo de que no están dadas las condiciones para poder hacer un show en un lugar sin que tengas algún tipo de prejuicio. Como vos decías, parece mentira que en esta época pasen estas cosas… pero pasan.

MB: El Rock y el Heavy Metal no son parte de la cultura del Uruguay.

JB: Es algo ajeno y molesta.

WV: En realidad el show llegamos casi a completarlo, tocamos el disco “En Carne Viva” entero que era la idea inicial, quedaron dos o tres temas afuera de “Karma Error” que iban a ser los bises. A las 23:30 hs. fue la clausura, no estamos hablando de la madrugada, podríamos haber metido más temas en media hora antes de medianoche. Como decía Martín, en esa época estaban cerrando boliches como Paullier y Guaná, y Pulpo Rojo, y estaban con miedo de que le fueran a cerrar el boliche, entonces decidieron cancelar ante la primer queja de un vecino que amenazó con llamar a Canal 4, fue bastante bizarro.

MB: Lo más triste no fue solo que cortaran el show sino que después que nos bajamos del escenario, la gente se fue para afuera a charlar, ya que era un boliche donde se podía comer, y los echaron diciendo que se tenían que ir todos, que no podía quedarse nadie ahí, que se fueran a la plaza. O sea, por qué no se podían quedar a tomar en el boliche? Si es un boliche…

WV: La postal fue lo que dijo Juan en el momento, lo mismo que yo sentí en el momento, él lo sintió también y lo dijo. Yo me sentí discriminado, no yo en particular, sino toda la movida.

JB: No se consideró la gente que laburó, que puso horas, la puesta en escena, la iluminación… va más allá de nosotros y del público, es un tema de que cualquier persona puede hacer una cantidad de cosas, pero si hacés metal no podés tocar en una plaza por ejemplo. Puede ser que toquen otro tipo de bandas, pero vos no, y ese filtro existe. Puede sonar boludo, pero es discriminatorio.

R!: – Tuvieron la posibilidad de tocar en Wacken en el 2015 siendo la segunda banda uruguaya en viajar al festival, qué les dejó la experiencia de haber ganado primero el concurso local y luego haber tocado allá? Aplicaron algo de lo que vivieron allá en el día a día de la banda?

WV: Bueno, esa pregunta tiene respuesta! (risas). El viaje tuvo varias etapas. Primero la parte del concurso, que fue una de las primeras experiencias grandes en las cuales pudimos aprender cosas. El concurso acá estuvo muy bien organizado, y eso tiene mérito no solo de la organización, sino de las bandas que tocaron en cada fecha. La parte de la que más podemos hablar nosotros es la infraestructura, el sonido, y la parte que nos importa que es el show, las fechas acá fueron organizadas en conjunto con las bandas que estaban “compitiendo” entre sí, y en todos los casos las fechas salieron adelante gracias a la buena organización entre las bandas. El hecho de hacer una especie de simulacro del concurso internacional donde tenés un tiempo determinado para probar y un tiempo determinado para tocar, es una experiencia que acá no es de lo más común. Creo que por ese lado nosotros nos sentimos cómodos porque ya veníamos trabajando así, con cierta seriedad o idea de profesionalismo al momento de tocar, no nos sentimos incómodos ante la propuesta de ser justos con los tiempos. En ese 2015 creo que las fechas más importantes de metal nacional fueron las del concurso, y no solo por la importancia del mismo, sino porque los shows estuvieron buenos.
Después vino el haber ganado, la emoción, el tener exposición mediática por primera vez en televisión pública, en diarios, fanzines, medios de internet, etc. Aparte de todo eso tan emocionante, la respuesta del público en las dos fechas del concurso nos dio un respaldo anímico muy grande para poder enfrentar las cosas que vinieron más adelante.
El viaje lo podría separar en lo que fue Alemania y lo que fue Suecia. La experiencia de tocar en Wacken no se asemeja con nada que nosotros podamos vivir acá, a menos que sea un Pilsen Rock o un festival de ese tamaño. Todo eso a lo que estábamos atentos durante el festival sobre la organización y la infraestructura, es algo que solo se da a un nivel de festivales grandes, y capaz que ahí lo más rescatable que pudimos sacar fue lo mismo que las fechas del Metal Battle acá, es decir, cómo manejarse en un festival donde en realidad estás de pasada. Tras bambalinas ves lo impresionante que es, la cantidad de gente que está laburando, moviendo cosas de un lado para el otro, haciendo que eso funcione. Ahí lo que pudimos hacer fue disfrutar de estar ahí y tocar, pero quizás haya muy poco aprendizaje para lo que después significa organizar un show acá, con toda esa cantidad de gente que está laburando, etc.

MB: Rescatás cosas como que tenés que tener gente dándote una mano para el show porque sino explotás. Si querés llegar a un nivel de esos, tenés que tratar de laburar e invertir más. El año previo al Wacken tocamos un montón de veces en Montevideo, y al año siguiente tocamos tres. Hicimos eso, enfocar energía en una cosa sola.

WV: Después cuando el viaje siguió por Suecia, ahí fue donde vimos cómo desarrollarnos mejor en una infraestructura de boliche o similar, un lugar con capacidades más chicas y organización más chica. Ahí es donde nos dimos cuenta y donde aprendimos más cómo poder manejarnos, a pesar de la distancia, y cómo podemos rescatar cosas para implementar nosotros acá. Después hay una cuestión artística que queda por fuera de todo, pero los siguientes shows que nosotros hicimos tanto en el interior como en Montevideo para telonear bandas grandes, creo que pudimos explotar parte de esa experiencia en lo que tiene que ver con la previa y con lo posterior al show. Esos veinte minutos donde tocás es algo mágico que está atado a todo el trabajo que hayas hecho antes, desde el momento en que llegás al lugar donde es el show. Capaz un poco responde a la pregunta anterior sobre los shows acá y la convocatoria de gente, ya que también está relacionado con la organización. Nosotros quizás aprendimos más sobre como manejarnos nosotros mismos en los shows chicos en Suecia que en el monstruo que es Wacken, que en realidad es una dinámica que seguro para las bandas importantes también es distinta, y se nota en los shows de las bandas grandes también.
Ojalá algún día acá podamos disfrutar de un show similar y podamos volcar esa experiencia, pero es difícil.

R!: – Respecto a lo que decías de los shows chicos en Suecia, cuáles fueron las principales diferencias que vieron allá respecto a los shows locales acá? Y qué es lo que piensan que falta exactamente en Uruguay en cuanto a llegar a ese nivel de profesionalismo? Es una cuestión exclusivamente de dinero e infraestructura o es un tema de mentalidad? O son las dos cosas?

WV: Hay una parte de mentalidad que se da al menos en toda Sudamérica, que es esa sensación de que las cosas hay que hacerlas obligadamente en conjunto, en algunos aspectos. Por lo menos en Europa la sensación que me dio es que cada banda está en la suya, hasta las bandas chicas. Cada uno se preocupa por su show, y no tanto por manifestarse en cuanto a una especie de unión o algo así, simplemente trabajan callados y tratan de dar lo mejor en su show.
También hay una cuestión de personalidad y de idiosincracia, de como somos nosotros y como es la gente allá. Allá nadie venía con una sonrisa, pero todos te ayudaban, todos te preguntaban si estabas bien, si necesitabas algo, viendo la forma en que vos pudieras estar lo más cómodo posible. Eso lo lograban con una eficacia impresionante. Acá somos distintos, somos quizás más cálidos, pero ayudar a otro cuesta. Capaz que esa diferencia de cabeza así como también los aspectos técnicos, tecnológicos y económicos, tienen mucho peso.

MB: Las bandas tocaban con los equipos de ellos y le pasaban el trapo a cualquier equipo alquilado de acá. Eso también permite tener conocimiento de lo que estás usando, y que a la hora de tocar se vea. El sonido que sacaban los tipos arriba del escenario era una locura.

WV: Claro, ponele que acá se juntan cuatro bandas y arman un toque en un boliche. Una de Death, una de Power, una de Thrash y una de Heavy. Todas tocan con los mismos equipos, todas suenan más o menos igual, obviamente ahí es cuando ves la diferencia en la ejecución o ciertos aspectos más técnicos. Allá de arranque se sube una banda, prueba sonido y toca. Sube la siguiente, prueba sonido con sus equipos y tocan. Estás escuchando bandas distintas con su sonido particular y lo tienen asimilado, así como nosotros tenemos asimilada una manera de trabajar desde hace veinte años quizás, porque no tenemos mucha experiencia en la música rock ni la música pesada y mucho menos extrema. Allá vienen cada vez más aceitados, y algo como que tres bandas toquen con sus propios equipos y que el toque no termine a las 4 de la mañana, acá sería impensado. Allá a la 1 de la mañana ya estábamos todos acostados.

R!: – Han quedado en contacto con alguna banda de las que conocieron en Wacken o en Suecia?

MB: Con Human Desolation (Suecia).

WV: En Alemania pegamos onda con muchas bandas y compartimos muchos momentos allá, y de eso no nos vamos a olvidar. Después el contacto se mantuvo esporádico, con los que más mantenemos contacto es con los mexicanos (Nuclear Chaos), con Human Desolation y con Black Lily.

R!: – Qué le dirían o qué le aconsejarían a la banda que viaje a Wacken en 2017?

JB: Que lleven fichitas para conectar las pedaleras, por favor (risas)

WV: Bueno, esperamos que se de una instancia de intercambio con la banda que gane para comentarles cosas como esa. El único consejo es que lo disfruten, nada más. Después hay un montón de pequeñeces que de repente se te pueden escapar…

MB: Hay una imitación de Jägermeister a 4 euros! (risas)

WV: Lleven tapones para los oídos para los chistes malos de Closmu (risas). No, en realidad la respuesta es que queremos mantener una instancia de hablar con la banda ganadora. Vamos a ser partícipes porque yo al menos lo siento así, después de la oportunidad que viví que fue grandiosa, poder aportar para que esto mejore, para que se vaya puliendo, para que el que viene después tenga un ladrillo más en lo que es la organización…

MB: Lo que más te asusta es cuando salís a ese escenario demencialmente grande, ver como rellenarlo, el como moverte arriba del escenario. Te ves a vos, ves todo ese escenario, después ves los videos y decís “Pah…” y mirabas a otras bandas y había bandas que tienen un laburo de como moverse en escenarios de ese tamaño, de como tapar los espacios, de no taparse uno al otro, todo eso es muy importante en cuanto a lo visual del show.
En cuanto al sonido y la iluminación obviamente eso no depende de uno, pero la forma de moverse en el escenario, estar bien vestido… prestarle atención a esas cosas, nosotros estábamos todos sucios de barro con botas de goma (risas generales)

R!: – Qué balance hacen del 2016?

WV: Fue un año que no disfrutamos tanto. Yo en lo personal disfruto más tocar, y este fue un año que tocamos poco. Los toques fueron importantes como el de Soulfly, el de Malón, el que hicimos en Paysandú… los tres shows que hicimos previo a la presentación del disco fueron importantes y grandes para nosotros, pero estábamos acostumbrados a tocar más, tenemos más de treinta toques en tres años como banda, y el haber tocado poco lo sentí. Pero tuvo cosas importantísimas como haber grabado el disco, el cual yo al menos me siento orgulloso de como quedó. Poder haber realizado la fecha de la presentación de la forma que se hizo, con todo ese laburo dividido en cinco personas más la gente que laburó en la parte de la iluminación, las visuales, la ambientación del local y del escenario. Eso de que se haya sumado gente de afuera al proyecto es algo que lo dejo como positivo, y que seguramente a futuro va a dar sus frutos. El hecho de que Miguel Ángel se haya sumado a partir de haber hecho el arte a todo el tema de la presentación nos ayudó muchísimo. Entonces para mi fue un año donde se me pasó en la grabación, no lo disfruté tanto tocando, pero dejó algo que seguramente vamos a aprovechar con este segundo disco. Levantamos una vez más la barrera de lo que es una presentación nuestra, tanto en Paysandú como en la presentación de “En Carne Viva”, y eso al menos a mi me deja con la satisfacción de que se apostó a pesar de que podíamos haber caído en el bajón, porque después del viaje Montevideo te recibe con la peor cara. El disco salió como una explosión por eso mismo, por no quedarnos quietos, más que por otra cosa, y también un poco para sintetizar los tres años como banda, fue un impulso de decir “no no podemos quedar quietos”, creo que pudimos levantar la varilla con lo que fue la presentación del disco. Yo no presencié nunca un show nacional under de una banda extrema de la forma que lo hicimos nosotros, y eso llevó mucho trabajo. Si bien este año hubo pocos hechos, fueron muy importantes y seguramente sirvan para lo que viene después.

R!: – Cuál es su visión a futuro de la banda? Cuál es el próximo objetivo que se proponen?

WV: Bueno, hasta ahora no nos hemos propuesto, pero creo que más o menos la vemos venir todos por el mismo lado. Tenemos un disco nuevo y tenemos que presentarlo, hacer que llegue a todas partes posibles, de la forma que tiene que llegar que es tocándolo en vivo. En cuanto a los planes, muchas veces se terminan cayendo por cuestiones externas así que ni siquiera vale la pena mencionarlos, pero lo que es seguro es que por lo menos por uno o dos años no nos vamos a dedicar a temas nuevos sino a presentar el disco nuevo y trabajar para lograr un show con el cual nos sintamos satisfechos.

R!: – Muchas gracias por la entrevista! Últimas palabras que quieran dejarle a los lectores de RISE!?

MB: No nos dejes hablar libremente, condicionanos a algo (risas). No, en serio, muchísimas gracias.

WV: Gracias por la nota Jorge. Agradecemos el apoyo que nos brindaste desde los comienzos, cuando empezamos nos diste lugar en Rise! y esas cosas las hemos ido guardando en el recuerdo, y también nos da ánimo el ver la cobertura de algún show, la cobertura del videoclip cuando salió, es un laburo que lleva mucho tiempo y estamos muy agradecidos que hayas dedicado ese tiempo para Libertad O Muerte.

DISCOGRAFÍA DE LIBERTAD O MUERTE

Karma Error – 2015
En Carne Viva – 2016

 

VIDEOS DE LIBERTAD O MUERTE

“El Nuevo Héroe” (2015):

 

“Sed De Sangre” (En Vivo en Wacken Open Air 2015):

 

 

Tags: , , , ,

Deja Un Comentario

Blue Captcha Image
Refresh

*