RISE!

SKINNY PUPPY

“Mythmaker”

(SPV/Steamhammer)

skinnypuppy.jpg

 

Antes de comenzar a hablar de “Mythmaker”, el nuevo álbum de los industriales Skinny Puppy, repasemos un poco su historia. Skinny Puppy se formó en 1982 en Vancouver, Canadá, con cEvin Key y Nivek Ogre como integrantes, quienes inspirados por bandas como Kraftwerk, Throbbing Gristle, entre otras, comenzaron a experimentar con diversos elementos relacionados con la música electrónica e industrial de la época, creando atmósferas oscuras que quedaron plasmadas en su primer EP para un sello, “Remission” de 1984, y su álbum debút, “Bites” de 1985, año en el que Wilhelm Schroeder (bajo, sintetizadores) se unió a la banda. Un par de años más tarde, el mismo la abandonó, y Dwayne Goettel fue su reemplazo. Durante los siguientes años, la banda siguió editando discos y experimentando con diversos sonidos, adquiriendo influencias más pesadas en “Rabies” de 1989, donde participó Al Jourgensen de los legendarios Ministry. Luego de varios discos editados, y ya con una gran base de fans a sus pies, el trío se disponía a grabar un nuevo álbum, “The Process”, en uno de los peores momentos de su carrera debido al abuso de drogas, problemas con productores, etc. Todo esto terminó con la vida de Goettel, quien fue encontrado muerto en la casa de sus padres el 23 de Agosto de 1995, debido a una sobredosis de heroína. El resto de los integrantes de Skinny Puppy decidieron editar el álbum en 1996 en su memoria, y luego se disolvieron para dedicarse a sus proyectos personales, Key participó en bandas como PlatEAU, Download, entre otras, mientras que Ogre se enfocó principalmente en su proyecto OhGr junto al productor Mark Walk. Ya en el 2000, Ogre y Key volvieron a reunirse para presentarse en vivo en un festival, y esto significó la reunión de Skinny Puppy. En el 2004, firmaron con SPV/Steamhammer Records y lanzaron un nuevo álbum de estudio, luego de ocho años, al cual titularon “The Greater Wrong of The Right”, y fue el primero sin el productor Dave Ogilvie, ocupándose Walk del rol esta vez, integrándose también a la banda, trayendo consigo varias influencias de OhGr, y dándole un sonido más accesible a la misma.

Para el 2007, Skinny Puppy vuelve con este “Mythmaker” con la misma formación que en su disco anterior, y logrando un balance entre ese sonido más accesible de su anterior trabajo y una dirección más oscura, siempre con la intención de sorprendernos una vez más. “Magnifishit” se encarga de darle comienzo al álbum, con la enseguida reconocible voz de Ogre alterada entre diversos sonidos industriales, que la hacen parecer un instrumento más, además de la percusión y los muchos sintetizadores utilizados. “Dal” le sigue con diferentes matices vocales, un montón de samples y un aire más oscuro, que da una sensación de angustia, la cual se acentúa más en la siguiente, “Haze”, que incluye un excelente trabajo de Key y Walk con una gama amplia de climas que logran brindar una atmósfera realmente dramática. “Pedafly” es la siguiente, con guitarras y baterías más pesadas, que le dan lugar a “Jaher”, donde todo cambia por completo, utilizando guitarras acústicas, piano y diversos sonidos electrónicos, con voces limpias y susurrantes, para luego darle paso a “Politikil” con guitarras y sintetizadores que salen a relucirse. Los dos siguientes temas, “Lestiduz”, y “Pasturn”, son más complejos de comprender, ya que son composiciones llenas de experimentación que podrían resultar un poco densas para quienes no son seguidores de la banda. “Ambiantz” contiene las ya clásicas líricas oscuras de Ogre, pero en esta ocasión acompañadas por melodías más accesibles, para luego finalizar con “Ugli”, que vuelve a poner las cosas en su lugar con sonidos industriales más estremecedores y atmósferas más ruidosas que recuerdan a los primeros días del género, pero en una versión más moderna, mientras un repetitivo “Jesus Wants To Be Ugly” es lo que se desprende de las cuerdas vocales de Ogre, culminando el disco de esta manera.

Está claro que éste no será un disco clásico de la banda, pero tiene todos esos elementos que los hizo ser tan reconocidos dentro de la música industrial, es decir, experimentar con nuevos sonidos en cada trabajo, y renovarse a sí mismos continuamente, lo cual no es poco, y sus fans quedarán satisfechos, ya que “Mythmaker” se encarga de demostrar que hay Skinny Puppy para rato.

Jorge Patacas.

Tags: , , , , , , ,

Deja Un Comentario

Blue Captcha Image
Refrescar

*