RISE!

 

Tras su EP «Fire Inside» del 2009, la banda local Territory logró editar finalmente su disco debut «Killer Instinct», a través del sello griego Sleaszy Rider Records. Esta era una excusa perfecta para juntarnos a hablar con los guitarristas Marth Hobalk y Sabra (este último dejó de formar parte de la banda semanas después de la nota, siendo sustituido por Mole Moreira), el bajista Dody y el ex bajista Federico Zerpa, quien participó activamente del disco. En una entrevista que tuvo momentos realmente hilarantes, la banda brindó todos los detalles acerca del disco, además de hablar sobre sus comienzos, contar anécdotas y dar su opinión sobre la escena de nuestro país.

 

RISE!: – Antes que nada, felicitaciones por el disco que editaron! Cuánto tiempo llevó la composición?

Marth Hobalk: Desde que empezamos la composición con Fede Zerpa, aproximadamente un año y medio. La banda en este momento está por cumplir cuatro años, y con Fede ya teníamos algunos temas hechos, y el resto llevó más o menos un año. Cuando entró Dody se terminaron haciendo los últimos temas para cerrar el disco, así que más o menos todo sería un año y medio.

R!: – En qué están inspiradas las letras del disco?

Fede Zerpa: Son apocalípticas (risas).

MH: Tienen que ver con vivencias personales, de amigos, situaciones en general. A todo le tratamos de dar un sentido.

Dody: Guerra, muerte…

R!: – Quién diseñó el arte de tapa y quién tuvo la idea?

D: Eso es responsabilidad de Pochito (N. del R.: Alvaro Gilleron, baterista de Sentencia), le dijimos que haga lo que le parezca y apareció con eso al otro día.

FZ: Él dijo: «yo voy a hacer la vibra que me da la banda», y apareció con eso… no sabemos como entenderlo (risas). Excelente Pochito como siempre, queda todo en manos de él.

D: Fue específicamente destruir una ciudad y dejarla en escombros para nosotros.

R!: – Quedó muy buena…

MH: La verdad que sí, se pasó Pochito.

R!: – Por qué decidieron masterizar el disco en La Nave de Oseberg?

MH: Mirá, eso ya pasó desde el EP («Fire Inside», 2009), porque acá hay varios estudios, y nosotros empezamos a recibir ya desde el EP, masterizaciones y mezclas de diferentes lugares, y no nos convencían. Y como nosotros teníamos la intención de que nuestro disco llegara afuera, vimos que era lo más conveniente tratándose de uno de los estudios sudamericanos más respetados. No queríamos dejar al azar eso, y aprovecharlo al máximo. Como vimos que el EP había tenido un gran resultado, pensamos que el disco debería ser masterizado ahí también.

FZ: La banda fue pensada más que nada como para moverse un poco más lejos de acá, ir para afuera, desde un principio, entonces había que buscar algo de calidad internacional para poder cumplir las expectativas que teníamos desde un primer momento.

R!: – Cómo se dio el contacto con el sello griego Sleaszy Rider? Qué les ofreció el sello como para decidirse por él?

MH: Después de hacer el EP, hicimos contacto con un management de Brasil. El arreglo era que ellos pudieran mover el EP para diferentes lugares para ver si teníamos repercusión por parte de los sellos. Fue un trabajo de seis meses, y un poquito antes del sexto mes empezaron a llegar los ofrecimientos. Lo que tiene este sello en particular es el feedback que tiene con nosotros, es muy bueno, nos da buenas opiniones.

FZ: La propuesta del loco fue muy clara desde un principio, muy concisa. Presentó su manera de trabajar, nos preguntó si estábamos de acuerdo y listo.

MH: Algún otro vino con propuestas concisas, sin embargo nos convenció mucho más la propuesta de ellos. Llegamos a un arreglo bastante rápido.

(N. del R.: En este momento llega Sabra a la entrevista)

R!: – Creen que hay alguna posibilidad de que este sello les ofrezca poder ir a tocar a Grecia o a algún otro país de Europa? Les han ofrecido algo?

MH: Sí, justamente es parte del acuerdo. El acuerdo que ellos mandaron no fue solo para grabar, sino también para hacer tours, y de hecho estamos en eso, el tema es que está todo frenado por todo el tema de la crisis de allá, pero la intención sigue. Nos ha mandado algún mensaje con un esquema de como sería la ciudad y esas cosas. Estamos esperando que se estabilice todo para retomar la idea. Eso es algo que tarde o temprano se va a tener que dar.

R!: – Me imagino que el nombre de la banda viene por el tema de Sepultura… cómo fue el momento en que eligieron el nombre?

FZ: En verdad yo estaba acostado, y escuché al perro del vecino poseído por satanás, y dijo «Territory, Territory!» (risas generales).

MH: Estaba escuchando temas apocalípticos.

FZ: Se me ocurrió porque desde el vamos queríamos apostar a algo internacional. La banda antes se llamaba Lápida, y acá se había movido por todos lados, pero para una proyección internacional no era un nombre que pegara, entonces había que cambiarlo. Se me ocurrió escuchando no se que cosa, seguramente era algo que no era Sepultura, me pasan esas cosas.

MH: Él me llama y me dice «Somos Territory», y yo le pregunto «Es por Sepultura?», me responde que no, entonces le digo «ah, entonces es genial», por más que a mi me guste Sepultura. Le dije «Fede, te iluminaste» y de ahí quedó el nombre, no había vuelta atrás.

R!: – Y justamente, cómo fueron los comienzos de la banda cuando se llamaban Lápida? Cómo se formaron?

FZ: Lápida se formó hace como 452 años (risas). Yo tocaba con ellos cuando vivía en el interior todavía, ellos fueron para allá un par de veces, y subía a tocar con ellos para salvarlos, porque el bajista de ellos se moría a las diez de la noche (risas). Llegaban las diez de la noche y el tipo se caía en serio. Me subía yo y me ponía a tocar con ellos, sin saber los temas (risas). Obviamente que desde ese tiempo quedó una amistad, pasaron montones de años sin vernos, y después me vine a vivir a Montevideo, y nos llamamos para juntarnos a tocar. Empezamos a reestructurar los temas, porque había algunos que eran de aquella época inclusive, y los quisimos traer más al siglo 21. Pasamos de grabar temas de diez minutos a temas de cuatro o cinco, porque ya no eran temas de thrash larguísimos, llenos de cortes, se trajo más al presente.

MH: Cuando sos más chico querés meter un montón de cosas más, y después te das cuenta que no es necesario…

D: Cuando madurás musicalmente, creés que es totalmente innecesario, y que seguramente el tema que dura cuatro minutos va a estar mucho mejor que el que dura ocho. Generalmente lo otro te va a sonar a relleno, entonces al reestructurar todo, al poco tiempo te diría que teníamos el 60 % del disco hecho.

R!: – Marth, tuviste la oportunidad de tocar junto a gente como Ripper Owens y Mark Boals, qué significó esto para vos a nivel profesional y personal?

MH: Fue tremendo, porque justamente soy fanático del laburo de los dos. Mi banda de cabecera es Judas Priest, y tocar temas de Judas con Ripper, fue algo increíble. Boals canta en algunos de los discos que más me gustan, así que primero, para mi fue un placer poder tocar con ellos, sacar los temas, todo eso. Y a nivel profesional, fue muy bueno, no solo para mi, sino para la banda, porque podés crear una cantidad de contactos, que sabiéndolos aprovechar queda buena onda, confianza, amistad, entonces de repente también nos sirve a nosotros. Es como un combo, pasarlo bien, tocar cosas que te gustan, con locos que considerás que son ídolos, y eso ayuda porque la gente de su círculo también quiere saber cual es tu banda. Obviamente lo primero que hice fue hacerles escuchar Territory (risas). A Boals le gustó, o al menos me dijo eso, yo me quedé contento.

R!: – Cómo se da el cambio de bajista? Por qué dejaste la banda Fede, y cómo entró Dody?

FZ: Lo que pasó es que a mi me surgió la posibilidad de irme a tocar con un circo a Brasil (risas generales). Es real esto. Estaba bueno porque era una gira que iba por todo el norte brasileño, después llegaba a Venezuela, Chile, Argentina… todavía no han vuelto de la gira, siguen dando vueltas. Lo cierto es que yo estaba viviendo en pareja desde hacía años, entonces la idea era que yo me iba, me mandaban a seguro de paro en el trabajo, y ella cobraba ese seguro. El asunto fue que no se dio, el jefe no quiso transar, y me quedé, pero tenía que dejar la banda. En ese momento, me manda un mensaje Dody diciéndome que quería tocar en la banda, pero que no la conocía, y quería saber si le podía pasar los temas. No tenía idea de la banda, y eso fue lo mejor, porque se probaron varios bajistas y todos venían como presionados por querer llegar a un nivel que no se si es real (risas). Entonces le pasé los temas, estuvimos tocando un rato en casa, entonces ahí llamo a Marth y le digo «ya tengo el bajista acá». Hubo varias pruebas a otros bajistas, hubo un ensayo que no estuve donde se probó a uno durante una hora y pico, y después llegó este, tocó veinte minutos y quedó en la banda.

D: Yo conocí a Juan (N. del R.: Jason B, vocalista), porque casi era profesor mío en el liceo. Yo estaba haciendo liceo nocturno en un salón, y él estaba dando clase en el salón de al lado, entonces en los recreos nos poníamos a charlar de metal, y ahí quedó el contacto. Le dije que era bajista, y después de un tiempo, me cayó un mensaje. Aparte él vive a la vuelta de donde yo laburo, y un día cae con el EP, y me dice «acá está, escuchá los temas a ver que te parecen, tomá el teléfono del bajista y ponete en contacto».

MH: Tocó los cuatro temas del EP que habíamos sacado hace poco, veinte minutos y listo. Después zapamos unos minutos más. A los pocos meses ya estábamos grabando el disco.

Sabra: Yo saqué cuatro temas en el primer ensayo, me mataron… (risas). Me dijeron «la semana que viene tocás?», les digo «dale» (risas generales). No salió el toque, pero bueno…

FZ: Bueno, con el cambio de batero fue igual, el Gallo en una semana se tuvo que aprender el repertorio para un toque la semana siguiente. Era un show en Central abriendo para una banda internacional (risas).

MH: Ya sabíamos que Abel (ex baterista) se iba, y yo tocaba con el Gallo en una banda paralela llamada Vulcan, y teníamos buena onda. Lo llamé y le pregunté si conocía algún batero para la banda, y dijo «yo».

R!: – Y cómo fue tu caso Sabra? Cómo entraste en la banda?

S: A mi me mandaron un mensaje cuando estaba laburando y me dijeron «andá a un cyber». Fui y leí el mail, nos juntamos ese mismo día en lo del Gallo, y ahí conocí a la banda, porque antes había visto a Dody un par de veces, con Marth hablábamos, pero a los demás no los conocía, y ahí estuvo todo bien.

D: Después fue un camino de ida, un pasaje sin retorno (risas).

S: Ese día se concretó todo, lo de tocar con ellos, y me dijeron que en diez días teníamos un toque, y que yo podía ir a ver que onda la banda en vivo. Como iban a haber dos ensayos antes de eso, les digo «vamos a tocar». Escuché el disco por arriba y fui a un ensayo. Al final esa fecha no salió, pero dos semanas después salió otra, y después de esa ya salió el toque en Argentina, fue todo rapidísimo. No hubo descanso por suerte.

R!: – Hablando de ese toque en Argentina, cómo fue la experiencia de tocar allá? Tienen alguna anécdota que quieran compartir?

Todos: Paaah!!!! (risas).

MH: En Argentina ya tocamos unas diez veces, si yo te empiezo a contar todas las anécdotas podría terminar dentro de dos meses. Las anécdotas son muy largas, pasa que el 80 % no se pueden contar (risas).

R!: – Alguna que se pueda?

FZ: Hubo una en la época cuando yo tocaba, fue cuando tocamos en El Diabliyo, estábamos muertos, habíamos estado todo el día dando vueltas, y llega la hora del toque, y yo estaba arruinadísimo. Entonces viene el Gallo y me dice «tomate una cafiaspirina», la tomé, tocamos, y resulta que cuando estábamos volviendo para dormir en el hotel, ahí recién me entró a pegar la cafiaspirina (risas). Fue con efecto muy retardado la cosa, me estaba despertando, eso fue glorioso (risas).

MH: Yo tengo otra cuando teníamos que ir a los estudios de La Nave a tener unas charlas, conocer las partes del estudio que no conocíamos. En un momento ibamos a ir por subte, y había dos entradas, entonces dije que vayamos por una determinada. Cuando llegamos a la entrada, vemos que Jason no estaba y nos entramos a preocupar, entonces salimos de nuevo y lo vemos en la 9 de Julio caminando, y dice «casi me meto al subte equivocado», y cuando le preguntamos que había pasado, dice «lo que pasa que acá las revistas porno las tienen con nylon, y me quedé colgado en el quiosco y le erré a la entrada del subte» (risas generales). Esa es la más suave, hay otras que ya no puedo decir.

R!: – Y a nivel de shows cómo fue todo? Cómo fue la respuesta de la gente?

MH: En Buenos Aires nos tienen un respeto tremendo, acá por suerte también, pero allá como es todo más grande, te llama más la atención. Por ejemplo, la vez que fuimos a tocar en El Diabliyo, al otro día tocamos en un lugar que quedaba a dos horas que se llamaba Patagonia Rebelde. Hay un grupo de gente que nos va a ver siempre, eso está bárbaro, pero te das cuenta cómo les llega lo que hacés, porque por ejemplo, acá si te ponés a pensar, a dos horas ya es estar en el interior, y de repente no te va a ver nadie. Sin embargo, allá con un día de diferencia tocamos en dos boliches distintos, obviamente había otro público, pero algunos eran de los que habían ido la primera fecha. Nos dijeron «che, tocaron anoche, los vimos y volvimos» o «llegué justo porque me tuve que tomar dos o tres bondis para venir». Eso te llena, porque si el loco hace ese esfuerzo es porque realmente le llegó lo que estás haciendo, es como te decía, de repente acá soy amigo de una banda y los voy a ver todas las veces que pueda, pero si tocaran en Colonia y no tocamos nosotros, seguramente no vaya.
Hemos tocado en fechas con poca gente, fechas con una cantidad intermedia, y fechas como la de Maderock con 400 personas. Cada vez que vamos, sea mucha, poca o lo que sea de cantidad de público, la pasamos bárbaro siempre, porque el respaldo lo sentís. Lo mismo pasa con las bandas, por ejemplo Guido (N. del R.: Lisioli, principal compositor de Soul Apart) está en nuestro disco porque es como un hermano para nosotros, y así nos pasa con Gaby Romano y un par de locos más, se termina haciendo un vínculo muy bueno, ellos tocan, te invitan, vos también, es un ida y vuelta todo el tiempo.

D: Yo me quedé contento una vez que Gaby se puso una camiseta nuestra, y fue a ver a Rata Blanca, y le dijeron «pah, esa remera es de una banda uruguaya, no? Cuándo vienen de vuelta?». A mi me sorprendió.

S: Ellos fueron como diez veces, pero yo habré ido tres o cuatro veces, y previamente te comentan cosas como «si acá está todo bien con la gente, imaginate allá que hay más», uno lo toma como un comentario, pero llegar y ver que en la puerta de un toque de Augurio, había un flaco cantando «Dark Night» de Territory, que es el tema que canta Gaby en el disco, entonces tal vez la gente empieza a dar pelota por ese lado, tal vez por ir tantas veces, la gente se copa tanto que vos estás tocando y los ves corear el tema. Yo toco la guitarra y no me se la letra (risas).

R!: – Cómo ven la escena local actualmente y qué le cambiarían si pudieran?

S: Yo hace cuatro o cinco años que voy a toques porque antes vivía en el interior, y he tenido la suerte de ir a muchos porque me gusta la movida, además he tocado en un par de bandas. Desde un principio me gustó mucho, y me acercaba a todos los toques que podía, si había alguna banda con la que podía tocar abrazaba la idea… y con el tiempo uno se da cuenta que las cosas no son como uno se imagina, uno va conociendo gente muy buena y gente de la otra. Hay bandas hermanas y amigas como Sentencia, que incluso personalmente son amigos, y a su vez hay muchas bandas y mucha gente que no lo ve como hermandad o como gente que comparte un gusto, entonces de la misma manera que te cruzás con gente que te tira para adelante, y que te dice «sigan porque les está yendo bien», aunque no les guste mucho lo que hacés, hay mucha gente que no lo hace, que cuando hacés algo semi-bueno o muy bueno, lo ve como algo promedio o siempre encuentra un defecto. Si vos tenés un disco, ese disco no suena tan bien como una banda de afuera. Si vos decís que tocaste con una banda de afuera que viene, te dicen que pagaste por tocar ahí. Si sacás el disco con un sello, te dicen que es mentira, que es un flaco que tiene una computadora en la casa que te dice que tiene un sello. Entonces por todas esas cosas, creo que hoy cualquiera de nosotros prefiere tocar en Argentina que acá, y no hay nada malo en ello.

FZ: A mi lo que me pasó una vez en un toque fue que había unos locos que se agitaban todo mientras tocábamos. Terminamos de tocar, y me dicen «está bueno lo que hacen, pero por qué no cantan en español? Acá somos gente laburante», y yo le digo «cantamos en inglés, pero nosotros somos laburantes también», y me dicen «uhh qué bien, vamos a chupar entonces», y empezamos a chupar (risas). Hay gente que entiende, pero gente que no.

D: Claro, o sea, acá somos todos laburantes. Yo estoy diez horas metido en un lugar de mierda (N. del R.: todos ríen), y apenas pago el alquiler. Eso no quita que quiera hacer una banda que suene prolija.

S: Aparte si las bandas que escuchan de Brasil por ejemplo, cantaran en un portugués cerrado, nadie las escucharía. No tiene nada de malo que canten en inglés, pasa que acá está mal visto que hagas algo para afuera.

R!: – Cuáles son los planes de la banda a corto plazo y para un futuro?

S: Tomar otra birra (risas).

D: Bueno, ahora en este momento estamos grabando un pequeño demo para mandar al sello, y después vamos a terminar el nuevo disco, ya tenemos todo compuesto.

FZ: El método de trabajo cambió bastante con el asunto de cumplir con un contrato. Antes zapábamos e iban saliendo los temas, había toda una depuración que llevaba cierto tiempo, y ahora son tiempos mucho más estrechos.

MH: También ahora somos gente con muchos gustos distintos, tenemos la ventaja de tener a Dody, a Sabra, y obviamente ahora los temas suenan con el aporte de cada uno, que es lo que buscábamos.

FZ: Además los temas se van pasando entre todos los integrantes, los escuchamos, se aclaran cosas y se van retocando, pero igual ahora es necesario tener maquetas de los temas porque el sello pide, y aparte sirve para el propio trabajo de la banda. Antes no hacíamos eso.

MH: Los tiempos son más cortos, el trabajo es mayor, pero me parece que va a estar mucho mejor. Hay muchas ideas. El próximo disco va a ser distinto… va a tener aportes de todos.

R!: «Killer Instinct» está a la venta, cómo puede la gente comprar el disco acá y en el exterior?

MH: Acá con nosotros, porque no nos convencieron algunas cosas. Y afuera a través del sello que está en todas las tiendas online como Amazon, etc.

R!: – Muchas gracias por la nota. Pueden dejar un último mensaje a todos los lectores de RISE!

D: Gracias a vos que siempre nos das para adelante, nos publicás las fechas, nos hacés comentarios de los discos, faltaba hacer la nota.

R!: – Ahora que salió el disco, era el momento…

D: Queríamos agradecerte, y decirle a la gente que se siga copando, que no mordemos (risas). Bueno, a veces mordemos.

 

DISCOGRAFIA DE TERRITORY

Fire Inside EP – 2009
Killer Instinct – 2011

VIDEOS DE TERRITORY

«Fire Inside (En Vivo)» (2011):

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=Rir45rx4ekk&fmt=18[/youtube]

 

Tags: , , , ,

Deja Un Comentario

Blue Captcha Image
Refrescar

*