RISE!

MIDGARDSBLOT 2019 (Horten, Noruega)

Jueves 15 a Sábado 17 de Agosto de 2019

por Jorge Patacas

 

En el pasado mes de Agosto se realizó la quinta edición del Midgardsblot, un festival que ha ido creciendo año a año gracias al constante trabajo de la producción y voluntarios. Hay un aspecto que lo distingue del resto de los festivales del verano europeo y es el concepto, ya que la música y la historia centrada en el periodo vikingo conviven a la perfección a través de shows, sets de DJ, seminarios, paseos guiados, juegos temáticos, mercado vikingo y todo tipo de actividades que se relacionan de una u otra manera con el mundo medieval. Y para ello la organización eligió la ubicación perfecta en la localidad de Borre, Horten, aproximadamente a 90 km. al sur de Oslo. Allí hay un parque de grandes dimensiones (182,000 m²) donde se encuentran los túmulos de Borre, considerado uno de los principales patrimonios culturales del país. Estuvo activo entre los años 600 y 900, teniendo un rol protagónico en la historia vikinga. A pocos metros se encuentra el Midgard Viking Center, en donde se pueden observar interesantes exhibiciones que muestran distintos aspectos de la historia, así como también actividades para los más chicos. Se trata de un lugar que sin dudas atrae tanto a locales como extranjeros que llegan a estas tierras nórdicas para vivir una experiencia inolvidable. Muchos eligen acampar en el lugar durante los días del evento, y hay tres áreas para ello. Una está destinada a los voluntarios, otra para quienes eligen un vestuario y carpa acorde a la era medieval, y luego está el camping general, el cual está ubicado aproximadamente a quince minutos del área del festival, cruzando el parque con los túmulos anteriormente mencionados, al lado del mar. Allí por las noches cuando refresca, se enciende una fogata y se produce una instancia ideal para largas charlas entre gente de distintas partes del mundo, además de cantos tradicionales como, por ejemplo, «Herr Mannelig», la balada de origen sueco que ha sido versionada muchas veces por bandas de distintos géneros. Un recuerdo imborrable.

En esa misma área, durante la mañana, se realiza una carrera de unicornios inflables en el mar, lo cual definitivamente es muy divertido de ver.
Pero algo que sin dudas es imperdible de presenciar son los seminarios realizados en el ya mencionado Midgard Viking Center, presentados por Vicky Mikalsen, quien es parte de la organización del festival. Estos fueron bautizados como Mimir Talks, ya que Mimir es una de las figuras fundamentales en la mitología nórdica, reconocido por su conocimiento y sabiduría. Al entrar en la sala donde se realizaban las charlas, podíamos ver una ilustración de Mimir creada por el artista francés David Thièrrèe, quien ha trabajado con bandas como Behemoth, Gorgoroth, Enslaved, entre otras.

En lo personal, uno de los seminarios que más despertaba mi interés era el del autor británico Dayal Patterson, quien ha escrito para publicaciones como Decibel, Terrorizer y Metal Hammer, siendo actualmente propietario de la editorial Cult Never Dies, por la cual ha editado una cantidad de libros relacionados al metal de excelente contenido, entre ellos la serie dedicada al Black Metal que comenzó con el reconocido «Black Metal: Evolution of the Cult», publicado en 2013.
En su exposición, Patterson habló justamente sobre este libro, explicando el enfoque del mismo, el cual es muy diferente al de otras publicaciones sobre el género que se centran más en los conocidos hechos de principios de los 90’s. Entre otros aspectos, habló de la importancia que tuvo el tape trading en la época en que surgió el género, mucho antes de que surgiera internet, y esto mismo ayudó al misticismo que rodeaba al género al ver las imágenes y escuchar la música, algo que no se hubiera dado de la misma manera en esta época donde muchos músicos publican en redes sociales hasta lo que comieron durante el día.
A través de Cult Never Dies, Dayal también ha publicado libros sobre distintos fanzines que fueron esenciales en el desarrollo del género, recuperando entrevistas originalmente publicadas en aquellos tiempos. Entre sus más recientes publicaciones, se encuentran la biografía oficial de Rotting Christ, escrita en conjunto con el vocalista de la banda, Sakis Tolis, y otra sobre los portugueses Moonspell.

Pocos minutos después, la sala se llenó, ya que era el turno del talentoso Einar Selvik (Wardruna, ex Gorgoroth), quien originalmente iba a dar un seminario junto a Ivar Bjørnson (Enslaved) acerca del concepto de Skuggsjá y Hugsjá, en los que se basan para su proyecto en conjunto. Lamentablemente Bjørnson estaba varado en el aeropuerto y no pudo llegar a tiempo, por lo que Selvik decidió cambiar la temática de la charla y habló entre otras cosas sobre los instrumentos utilizados en sus proyectos y su historia, mostrándonos cómo suena cada uno e incluso animándose a cantar a capella, recibiendo fuertes aplausos y dejando boquiabierto a más de uno con su increíble voz. Para el final, la audiencia tuvo la oportunidad de hacer unas cuantas preguntas interesantes. Un verdadero placer haber asistido al seminario de quien además trabajara en la banda de sonido de la conocida serie Vikings, teniendo una participación como actor también.
El predio del festival se abrió al público alrededor de las 16 hs., y allí se podía echar un vistazo al merchandising, comer y tomar algo, hasta que se autorizara el acceso al área principal donde se encontraban los escenarios, lo cual sucedió apenas un rato después.
Al ingresar podíamos encontrar más puestos de comida y bebida, el escenario más grande denominado Valhalla y un escenario secundario ubicado dentro del Gildehallen, una reconstrucción de una sala de fiestas vikingas inaugurada en 2003, que es realmente increíble.
Exactamente en el área que separa al Gildehallen del Valhalla, se llevó a cabo la Blot Ceremony, una especie de ritual inaugural del evento, realizado por Folket Bortafor Nordavinden, quienes a través de percusión, cantos efectuados con la garganta y una gran dosis de humor, contagian al público y juntos brindan en honor a los antiguos dioses gritando el tradicional «Skål!».

Así establecieron la atmósfera perfecta para el comienzo de las actividades que en materia de shows se iniciaron con la presencia de Gaahls Wyrd en el escenario principal. Gaahl ha estado activo en la escena del Black Metal desde 1993, siendo uno de los fundadores de la banda Trelldom, siendo más adelante reconocido internacionalmente al convertirse en el vocalista de Gorgoroth, siendo parte de la banda por casi una década. También ha participado en otros proyectos como Wardruna, God Seed (junto a King ov Hell), y actualmente continúa adelante con este nuevo proyecto, con el cual lanzó su disco debut «GastiR – Ghosts Invited» en este 2019. De este trabajo realizó algunos temas, pero también hubo lugar para material de sus anteriores bandas como «Prosperity and Beauty» de Gorgoroth, por ejemplo.
Los legendarios black metaleros húngaros Tormentor son una de esas bandas difíciles de ver frecuentemente, por lo que era una ocasión especial estar allí presente. Se formaron en 1985 y solamente grabaron un par de demos antes de separarse en 1991, tras lo cual su vocalista Attila Csihar pasaría a formar parte de Mayhem dos años más tarde. Si bien la banda editaría su único álbum hasta la fecha, «Recipe Ferrum! 777» en el 2000, siguen siendo mayormente reconocidos por su demo «Anno Domini» de 1989, y es por eso que desde su reunión en 2017, siempre hay temas de ese trabajo en su set. Y esta no fue la excepción sonando «Elisabeth Bathory», «Beyond», «In Gate of Hell» y «Apocalypse», por mencionar algunas.
A continuación se inauguró el escenario del Gildehallen con el dúo adolescente Golden Core, quienes comenzaron su carrera en 2014, dando su primer concierto cuando tenían 12 y 10 años de edad. Hoy, cinco años más tarde, han firmado contrato con el importante sello noruego Fysisk Format, ganaron un concurso local que les permitió tocar en el Bloodstock Festival en Inglaterra, y dan que hablar en cada una de sus performances con su fusión de estilos donde se destacan el Stoner y el Doom como sus principales influencias. Podés escuchar su material en su sitio de Bandcamp, pero si tenés la oportunidad de verlos en vivo, hacelo porque vale la pena.
Uno de los shows que más expectativa generó en la primera jornada fue el del dúo Ivar Bjørnson y Einar Selvik, y vaya si estas fueron colmadas. Acompañados de músicos de primer nivel, hicieron un recorrido por sus obras Hugsjá y Skuggsjá, ante una multitud que vibró con cada una de las composiciones, a más de uno se nos puso la piel de gallina en algún momento. Selvik explicó el concepto detrás de algunos de los temas, hizo reir al público en otras ocasiones y se encargó de generar el clima adecuado para cada pieza.
Curiosamente, el proyecto comenzó como un trabajo musical a comisión en conmemoración por el bicentenario de la constitución noruega, concierto que se realizó en el Eidsivablot Festival en Eidsvoll, Noruega, el 13 de Setiembre de 2014. Afortunadamente, decidieron seguir adelante luego de esa instancia tan particular.

Un tercer escenario denominado Kaupangr, de dimensiones mucho más reducidas, estaba ubicado en una de las carpas de venta de bebidas, y allí actuaron bandas y solistas principalmente de música medieval, entre ellos Fylgja, Seidrblot y Sindri, también integrante de la banda Endrborinn. Este mismo lugar se utilizó para realizar el Metal Yoga, donde la instructora Saskia Thode explica las distintas posiciones de yoga con voz gutural, mientras suenan riffs pesados de fondo.
Para el segundo día, las puertas del predio se abrieron más temprano, más precisamente a las 14 hs., inaugurando el escenario principal la banda alternativa Synthetic Gentlemen, formados en Tønsberg a principios de 2016.
Voluspá es otra de esas bandas que en la actualidad uno solo puede ver en tierras nórdicas. Su nombre proviene del primer poema de la Edda poética, y cuenta la historia de la creación del mundo y su inminente final, narrada por una völva (vidente) y dirigida a Odín. El cuarteto de Folk Rock fue formado por la vocalista Sól Geirsdóttir (también conocida como The Viking Queen) y el bajista Stefan Roke. Con fuerte influencia de la era vikinga, realizaron un set acústico que cautivó al público presente con un sonido que permitió distinguir cada detalle. La maravillosa voz de Geirsdóttir es complementada a la perfección con los coros femeninos de Hilde Stenersen y masculinos de Varg Saastad, quien también se encarga de la guitarra. Lo realizado en temas como «Heathen Heart» quedará para el recuerdo.
Menos de dos meses después de su presentación en el festival Tons of Rock, Vreid (Ira, en Noruego) se presentaba en Midgardsblot con su particular enfoque melódico del Black Metal. La agrupación se formó en el 2004 por tres ex integrantes de la excelente banda Windir, luego del fallecimiento del vocalista Valfar. En el 2010 se les unió otro ex integrante de Windir, Strom, en reemplazo del primer guitarrista Ese, y así la conexión con la recordada banda de Sogndal es aún mayor en la actualidad. De hecho en su presentación tocaron «Journey to the End», tema que cierra el discazo «1184» de Windir, editado en 2001, mientras que dentro de sus temas propios, se destacaron «Lifehunger», «One Hundred Years» y «Pitch Black».

Si no vivís en Escandinavia, probablemente el nombre Gåte no te suene familiar, pero dentro de su país natal cuentan con muchos fans, por lo que el anuncio de su inclusión en el festival claramente atrajo más público, por lo que se pudo observar en ese atardecer.
Gåte (Acertijo, en Noruego) se formó en 1999 en Trondheim, Noruega, y generalmente se los cataloga como Folk Rock, y si bien es cierto que tienen notorias influencias de ese género, también es claro que hay matices progresivos, alternativos y hasta algún toque de electronica. En lo que es la puesta de escena, cuando uno ve al guitarrista Magnus Børmark subido a una torre de amplificadores, al violinista/tecladista Sveinung Sundli haciendo crowdsurfing y a la vocalista Gunnhild Sundli moviéndose por todo el escenario, uno se olvida fácilmente se olvida de la etiqueta Folk Rock. Muy buen show.
Deicide, los legendarios death metaleros de Tampa, Florida, se adueñaron del escenario un rato más tarde con los eternos Glen Benton en bajo y voz y Steve Asheim en batería, complementados por Kevin Quirion y el recientemente ingresado Chris Cannella en guitarras. Este año la banda está celebrando su 30 Aniversario con el nombre Deicide (entre 1987 y 1989 se llamaron Amon), por lo que el repertorio dio para recorrer gran parte de su discografía para nuestro agrado. Con el logo de la banda en el telón de fondo, dieron clase de cómo hacer buen Death Metal, pasando un tema tras otro casi sin respiro. «Dead By Dawn», «Serpents of the Light», «Once Upon the Cross», «Homage for Satan», «Scars of the Crucifix»… es difícil no hacer headbanging ante estos clásicos cargados de brutalidad. Benton ya tiene 52 años y Asheim tiene 49, pero parecen tener energia para rato y esa es una buena noticia para los amantes del Death de la vieja escuela.
El tercer y último día del festival comenzó con muy malas condiciones climáticas, con lluvias y fuertes vientos de más de más de 10 m/s, por lo que hubo algunas dificultades durante la mañana y primeras horas de la tarde, asi que cabe agradecer a la crew del festival por su ayuda en todo momento mientras duró el temporal.

Por esta razón, el comienzo de las actividades de la jornada tuvo un retraso de alrededor de una hora, siendo afectada la presentación de la banda grindcore Whip, que terminó tocando exclusivamente para quienes trabajaron para el festival, mientras que parte del resto del programa sufrió algunas modificaciones. Afortunadamente todo continuó de manera normal una vez que el clima mejoró.
Al llegar al predio principal, los suecos Ereb Altor estaban comenzando su show. En vísperas del lanzamiento de su octavo disco de estudio «Järtecken», los de Gävle se despacharon con un setlist en el que recorrieron gran parte de su carrera, mientras aún caían gotas de lluvia sobre Borre.
Recuerdo haber escuchado a los noruegos Einherjer por primera vez con su segundo álbum «Odin Owns Ye All» de 1998. Veinte años más tarde, tenía la oportunidad de verlos por primera vez y en su país de origen, y la espera valió la pena. Si bien la banda estuvo inactiva durante un periodo en la década pasada y más allá de que solo hay dos miembros originales actualmente, la banda no ha perdido la calidad que los ha caracterizado y un festival como Midgardsblot parecía ser perfecto para ellos, teniendo en cuenta que sus letras retratan temáticas vikingas. De hecho, entre el público había un grupo de personas vestidas como soldados medievales, quienes por cierto se llevaron muchas miradas cuando iniciaron un mini pogo.
Luego del show de Einherjer, otra banda noruega estaba tocando en el Gildehallen, pero con un estilo completamente distinto. Attan es un quinteto de Oslo que sabe cómo dar un show muy intenso, y el escenario en el que estaban tocando, era ideal para ellos. En este caso no es por el lado de la temática vikinga, ya que lo de ellos va por otro lado, pero sí por lo íntimo del show. Una banda con raíces en el Hardcore sin dudas se disfruta mucho más en lugares pequeños, y si además tienen influencias del Sludge y algo del Black, más aún. Un show visceral, caótico, disfrutable de principio a fin.

De regreso al escenario principal, los históricos Enslaved realizaron un concierto basado en los mitos que rodean a una nueva conciencia nacida del caos y el orden en las relaciones sociales. Para ello contaron además con la colaboración de la compañía de danza contemporánea Mia Habib Productions, lo cual fue una sorpresa para la audiencia, ya que no es algo que se ve usualmente en un show de metal extremo. Enslaved ha cambiado mucho desde su Black Metal inicial con temáticas vikingas hasta sus composiciones más progresivas de hoy en día, y eso se nota en su setlist cuando alternan temas de las distintas eras como «Ethica Odini», «Return to Yggdrasil» o «Havenless». El show visual del grupo de danza encajó a la perfección con la propuesta de la banda, realizando juntos una performance brillante.
La banda más esperada de la jornada sin lugar a dudas era Heilung con su estilo único e inimitable, tanto a nivel visual como musical. Un escenario donde la naturaleza tiene claro protagonismo da la bienvenida a un grupo de chicas que forman una ronda para comenzar el ritual.
Heilung signfica «Sanación» en alemán y el nombre es muy acertado, ya que la banda nos invita a un largo viaje hacia nosotros mismos, a ser conscientes de nuestros propios sentidos sumergiéndonos en un estado de relajación mientras recrean periodos de la historia como la era Vikinga (por supuesto) y la Edad de Hierro. Para ello utilizan todo tipo de instrumentos y objetos, canto efectuado con la garganta por parte de Kai Uwe Faust y la voz etérea de Maria Franz que tiene un efecto hipnótico sobre la multitud y es acompañada por un coro femenino en ocasiones. Verlos en vivo es una experiencia única en la que uno es atrapado por cada sonido y cada movimiento.
De esta manera se cerró lo que fue una gran edición del Midgardsblot, creciendo en comparación a años anteriores, donde la música, la historia y la cultura vikinga convivieron una vez más en una ambiente ameno. Si vivís en Noruega o si tenés pensado viajar a Noruega en el próximo verano europeo, no dudes en asistir a este evento. Las entradas para la edición 2020 ya están a la venta!

 

Fotos por © Christin Hansen

Tags: , , , , , , , ,

Deja Un Comentario

Blue Captcha Image
Refrescar

*