RISE!


Reviews de Shows: LEYENDAS DEL ROCK 2014 (Villena, Alicante, España)

Posteado en Inicio el 8 d-03:00 noviembre d-03:00 2014 por RISE!

LEYENDAS DEL ROCK 2014 (Villena, Alicante, España)

Viernes 8 y Sábado 9 de Agosto de 2014

por Unai Endemaño

Por el momento España parece dividido entre dos festivales. El Resurrection de Viveiro reservándose las posturas más extremas y el Leyendas, haciendo lo propio con el Metal clásico de corte revisionista. Mientras el primero ya está instaurado como el gran evento peninsular para la zona norte, el segundo encuentra su público mayoritario en el centro y sur del país, conformando ambos, un retrato certero de lo que la cultura heavy supone a día de hoy en España.
En nuestro caso particular, como ya teníamos la medida tomada al Resu, este año nos decantamos por el festi que lleva un par de ediciones celebrándose en Villena. Allí nos encontraríamos con un digno heredero de las rocambolescas ceremonias que acostumbraban a regalarnos a finales de los noventa, las promotoras conciertiles de la época. Recuerdos de Machinas, Metal Manias y Lorcas Rock, vendrían a la mente, mientras aterrizábamos sobre las instalaciones del Leyendas, con unas temperaturas que superaban los treinta y cinco grados y la misión ante nosotros, de dejar montada la tienda de campaña antes que nada.
El inhóspito paramo sobre el que nos tocaría clavar las piquetas, nos iba a recordar la peor cara de los festivales patrios, esa en la que a los espectadores se les hace pernoctar de manera espartana y las comodidades suelen brillar por su ausencia. Por suerte, una vez abandonado el pedregal dispuesto como camping, comenzaríamos a admirar todas las mejoras que se han ido consiguiendo en materia de logística, con el paso del tiempo.

DSC_2028
La entrada a la zona de conciertos, se encontraba inmediatamente anexa al camping, siendo esta de fácil acceso y con amplitud suficiente como para que no se produjesen tapones. El espacio para ver a los grupos lo componía un campo de futbol, que en ningún momento llegaría a desbordarse y un pequeño campo de futbito donde estaría alojado el escenario Mark Reale. En uno de los lados del campo principal, se colocaría con acierto una hermosa zona resguardada, una zona desde la que era posible ver los bolos, sin curtir la piel al ritmo que marcaba Lorenzo. En el flanco contrario, encontraríamos todos los habituales puestos de merch que suelen abundar en estos saraos, la mayoría con aire a mercadillo dominical cutrongo, aunque aportando lo necesario como para darse un garbeo ocasional.
No tendríamos demasiado tiempo para detenernos ante los tenderetes, ya que los Moonspell acababan de comenzar sobre el escenario Azucena. Lo hacían entonando el “Axis Mundi” sobre Villena, sonando cortos de volumen pero sobrados de actitud. Pasarían con prontitud a recordar algunos de sus mayores clásicos, en lo que se podría terminar catalogando como “Setlist a prueba de balas”. Así rescatarían “Night Eternal”, haciendo mención a la paradoja que suponía interpretarla con semejante solaina alicantina. Pasando acto seguido a rescatar del olvido el “Irreligious” con “Opium” y lamentando que Anneke no les acompañase mientras sonaba “Scorpion Flower”.
Utilizarían el portugués para dirigirse hacia la concurrencia, a la vez que reivindicaban su idioma natal con “Em Nome de Medo”. Retrocederían entonces hasta el “Wolfheart” sin dudarlo, enfilando la recta final con “Vampiria”, “Ataegina” -que provocó una reacción entusiasta- y “Alma Mater” haciendo tararear a los presentes con vehemencia. Terminaron de buena gana con “Full Moon Madness”, demostrando una vez más que continúan mereciendo posiciones más apropiadas en el escalafón festivalero. Un poco más cerca de su adorada luna llena, sin duda.

Los siguientes espadas bajo la chicharra incandescente, serían los ingleses Hell, una formación sobre la que teníamos escasas referencias, pero que despertaba una gran curiosidad a tenor de lo que habíamos podido escucharles. Saltarían al ruedo con problemas de sonido, sin que la voz de David Bower fuese perceptible desde nuestra posición. La consiguiente salida en falso sería subsanada al rato, desacreditando buena parte de la inicial “Age of Nefarious”. Se recompondrían con oficio a lo largo de “On Earth as it is in Hell”, donde ya pudimos disfrutar de los afilados tonos del carismático vocalista.
Los ingleses se mostrarían firmes en su defensa de los cánones de la New Wave of British Heavy Metal, esgrimiendo riffs que gobernaban los tiempos, pero sin sobresalir en ningún momento en el plano musical. Su propuesta escénica descansa sobremanera sobre sus posibilidades visuales, dotando al conjunto de cierta textura cartón-piedra. La clase de representación que baja demasiados enteros, cuando faltan golpes de efecto a la función. Así se explica como a plena luz del día, y con unos pocos trucos para impactar, su comparecencia pasase sin pena ni gloria entre la marabunta de formaciones punteras, que el día acarreaba.

DSC_1799

Con mucho más enjundia en la maleta, llegaban los noruegos Leprous sobre las tablas del escenario Mark Reale. Presentando su flamante tercera obra, al abrigo de las críticas favorables que ha ido cosechando en los últimos tiempos, pero sin conseguir reunir a un público demasiado extenso, todo sea dicho. Einar Solberg en cualquier caso, no se mostraría tan intenso como en anteriores ocasiones que lo habíamos tenido delante, dando la impresión de que parte de su arrojo, se fue con las rastas que decidió cortarse hace un par de años.
Respecto a lo que escupían los altavoces de todos modos, siguen siendo una banda que defiende admirablemente sus progresiones en directo. Luciendo sobrios, pero eficaces, con sus corbatas abrochadas lo justo como para no perder el maravilloso toque excéntrico, que siempre los ha caracterizado. Brillarían las sombras de “The Cloak” y de “Thorn”, alcanzando el climax cuando arremetían con “Forced Entry”, dejando que “The Valley” sirviese de epitafio polvoriento. En una sala los volveremos a disfrutar como se merecen.
Leer más »

Tags: , , , , ,