RISE!

KITTIE

«In The Black»

(Massacre Records)

Diez años y pocos meses han pasado desde «Spit», el álbum debút de las canadienses Kittie, quienes se dieron a conocer en pleno furor Nü Metal, siendo una de las pocas bandas de esa escena integrada únicamente por mujeres. Gracias a los videos de «Brackish» y «Charlotte» que rotaron ampliamente por MTV y similares cadenas de televisión, la banda cosechó una buena base de fans y participaron del Ozzfest, lo cual era bastante considerando la temprana edad de sus integrantes.
Desde aquellos comienzos hasta el día de hoy, mucha agua pasó bajo el puente, hacia mediados de los ’00 el Nü Metal ya había dejado de ser un género al cual se le prestara atención, y muchas de las bandas sobrevivientes se vieron obligadas a reinventar su fórmula. En el caso de Kittie, los discos posteriores a su debút fueron mostrando diferentes facetas, desde momentos cercanos al metal extremo a pasajes que muestran un costado más alternativo.
«In The Black» es su quinto disco, el cual marca el debút en el bajo de Ivy Vujic, quien ingresó en reemplazo de Trish Doan, y muestra una banda más madura tanto en la composición como en la ejecución de los temas.
El disco se abre con «Kingdom Come», una intro instrumental atmosférica que rápidamente se desvanece para darle lugar a la furiosa «My Plague» (no confundir con el tema de Slipknot del mismo nombre), con riffs llenos de groove que recuerdan bastante a Lamb Of God, y la vuelta de los gritos desgarradores de Morgan Lander, los cuales en su anterior trabajo «Funeral For Yesterday» (2007) prácticamente no habían tenido cabida, ya que las voces limpias dominaban el terreno.

El primer corte de difusión «Cut Throat», le sigue por el mismo sendero, y luego llega «Die My Darling» (de nuevo no confundir con el famoso «Die Die My Darling» de Misfits), que incluye el estribillo más pegadizo del disco, y es aquí que aparecen por primera vez secciones más alternativas, las cuales se acentúan más en «Sorrow I Know», el segundo corte de difusión, que ofrece una mayor apreciación de la voz melódica de Morgan y un prolijo trabajo de su hermana Mercedes en batería.
«Forgive And Forget» le sucede con una mayor aproximación al death metal en los versos y un solo muy bien ejecutado por la guitarrista Tara McLeod, quien realiza un muy buen trabajo en general.
A partir de «Now Or Never», las cosas se vuelven un poco más calmas, aproximándose mayormente al rock y metal alternativo, tal es el caso de «Sleepwalking» y «Falling Down», que al igual que «Sorrow I Know», contienen voces exclusivamente limpias. También hay lugar para ciertas influencias del hard rock más clásico, como en «Whiskey Love Song», hasta que la crudeza se recupera en cierta medida sobre el final con «Ready Aim Riot», y la sabbathesca «The Truth», que incluye a Justin Wolfe de Thine Eyes Bleed como vocalista invitado, cerrándose así un disco que si bien no está cerca de ser uno de los mejores del año que pasó, muestra a la banda habiendo evolucionado indudablemente con la incorporación de viejas y nuevas influencias a su ya conocido sonido.

Jorge Patacas.

 

Tags: , , , ,

Deja Un Comentario

Blue Captcha Image
Refrescar

*