RISE!

THULCANDRA

“Ascension Lost”

(Napalm Records)

thulcandra

Thulcandra no pone excusas acerca de donde yace su lealtad; la segunda ola del Black Metal Melódico Sueco, cuando bandas como Dissection, Dawn, Unanimated y Sacramentum, reinaban con sus líneas melódicas y épicas. Los dos trabajos previos de Thulcandra reproducían esa era muy efectivamente; por lo que por definición, “Ascension Lost” debería simplemente continuar con ese sonido.
En primer lugar, es muy difícil expandir lo que hicieron las bandas en aquellos tiempos. Es casi como que hubieran escrito cada melodía posible dentro de la capa espesa de esa helada atmósfera, era tristeza y elegancia, todo en uno. Además, se las arreglaban para unir todas las partes en un todo que se completaba en una canción. No había lagunas. Diría que Thulcandra aún no ha podido alcanzar esta meta consistentemente, pero un área en donde son realmente buenos es el extender esas melodías en solos. “Ascension Lost” continúa con el mismo sonido, pero pareciera como si el álbum careciera de esa atmósfera fría y un cierto nivel de inocencia, si se me permite usar esa palabra; algo que habían capturado bien en sus primeros dos álbumes.
Al instante, hay un poco de balbuceo, mientras la banda simplemente sigue los movimientos a través de los primeros dos temas: “First Rebellion of Sin” y “Throne of Will”; y aunque la banda intenta salvarlos utilizando solos y melodías, las partes agresivas parecen un poco forzadas. Afortunadamente, la banda se las arregla para rescatar al álbum desde ese momento.

“Deliverance of Sin and Death” y “Sorrow of the One” por ejemplo, logran capturar la melodía que estaba buscando y la alarga para evocar ese toque de desesperación. “Demigod Omnipresent”, con su intro acústica que luego se extiende a un pasaje melódico me recuerda a ese viejo sonido una vez más. Es una disfrutable escucha de aquí en adelante, ya que la banda consigue hacer bien la mayoría de las cosas – las líneas melódicas y épicas son sustentadas por una cantidad de tiempo decente, los interludios acústicos encajan muy bien en el esquema de las cosas, con armonías y solos incluidos.
Thulcandra lo hace mejor cuando absorbe esas sensibilidades melódicas influyentes en sus riffs, en lugar de crear pasajes que parecen desencajar con ellos. Pero, en términos generales, se las han arreglado para crear otro álbum sólido. Estoy de acuerdo en que hay intervalos que no convencen, pero la banda ha hecho un trabajo decente. Esencial? No, pero bueno? Sí.
Como fue mencionado antes, aún no han alcanzado el nivel de perfección que las bandas más viejas han alcanzado al crear partes que fueran memorables dirigiendo sus respectivos estribillos épicos, y la manera en que interactuaban todas las partes; la banda nuevamente hace el buen trabajo de recordarnos que esas melodías son mucho más relevantes incluso hoy. La fórmula fue agotada al máximo por sus padrinos; así que siempre es un placer escuchar bandas como Thulcandra y Bane, quienes llevan la antorcha en esta era.

Dipankar Mohanty.

 

Tags: , , ,

Deja Un Comentario

Blue Captcha Image
Refrescar

*