RISE!

 

La anterior vez que entrevistamos al ex-A.N.I.M.A.L, Andrés Gimenez, fue cuando éste aún formaba parte de dicha banda en el año 2005. En aquella ocasión nos contaba lo conforme que estaba con la edición del álbum «Combativo», sin embargo meses después se produjo la disolución del trío. Tiempo más tarde, el vocalista y guitarrista decidió volver al ruedo con un nuevo proyecto que difiere completamente de su anterior banda tanto a nivel musical como lírico. Este proyecto se convirtió en su nueva banda llamada D-Mente, con quienes editó el disco debút homónimo en el 2006, y actualmente están promocionando su segundo trabajo, «Valiente Eternidad» editado este año. Como parte de la gira de promoción, D-Mente se presentó en nuestro país el pasado 13 de Diciembre, y días antes Jorge Patacas estuvo conversando con un Gimenez muy abierto acerca de la actualidad del grupo, su pasado con A.N.I.M.A.L, las causas de la separación, el futuro de D-Mente, y mucho más en una nota muy jugosa.

 

RISE!: – Andrés, regresás a Uruguay luego de bastante tiempo, cómo te sentís visitando nuestro país nuevamente?

Andrés Gimenez: Súper bien. Estoy agradecido con los chicos de Indigo ya que fueron los que están haciendo posible que la banda esté acá. Más allá de la trayectoria que algunas personas conozcan sobre mi vida con A.N.I.M.A.L., mi proyecto es algo nuevo, y cuando uno empieza algo nuevo tiene que empezar de cero y darle para adelante. Pero tiene sus cosas positivas porque creo que todo lo que comienza trae detrás un montón de expectativas y una renovación que es buena para uno mismo. Cuando uno se estandariza todo se torna monótono y creo que con A.N.I.M.A.L. hicimos un camino increíble a nivel latinoamericano, creo que a nivel de habla hispana debe haber sido una de las más grandes que dio latinoamérica. Vinimos a Uruguay dos veces que fueron buenísimas, y estar ahora de nuevo acá con una banda nueva como es D-Mente está bárbaro, y ojalá sepan entender de que se trata, esa es la historia, después cada uno elige si quedarse o no con lo que uno hace.

R: – Hablando de su nuevo álbum, «Valiente Eternidad», por qué decidieron titularlo de esta manera y qué mensaje quieren dar con el mismo?

AG: Básicamente D-Mente es una banda con la que nos costó mucho arrancar. Yo terminé con A.N.I.M.A.L. después de quince años, y en ese momento yo ya no tenía más ganas de tocar, porque estaba un poco cansado del movimiento estúpido que se genera alrededor de una banda cuando la misma llega a ser grande, porque una banda no tiene la culpa de haberse hecho grande, la masividad se da sola, uno va y toca, y si va más gente mejor porque van a ser más los que van a escuchar tu mensaje y tu música. Cuando yo empecé con la banda en 1993 que tocábamos para unas pocas personas nunca me imaginé que más adelante ibamos a lograr tocar en el Warped Tour con sesenta shows en Estados Unidos compartiendo escenario con Green Day, Papa Roach, Bad Religion, Nofx, No Doubt, etc., o que ibamos a tocar con Pantera, y grabar con Jimmy DeGrasso, Lemmy, y Trujillo. Esas cosas se fueron dando, pero lamentablemente a veces se genera un dicho que es «te vendiste», algo totalmente estúpido en mi opinión, porque desde el momento que vos agarrás una guitarra para hacer un tema o editás una revista, eso después lo vendés… y llegó un momento que me cansé de eso y decidí largar todo.

R: – Y esa es la principal razón por la que se separó A.N.I.M.A.L. o hubo algunos otros temas también?

AG: En realidad es una de las razones en lo que tiene que ver conmigo, pero paralelamente a eso, veía que la gente que rodeaba a A.N.I.M.A.L. en ese momento no ponía la misma energía que yo. Para mi A.N.I.M.A.L. era mi vida y lo va a seguir siendo aunque ya no exista, pero tampoco me voy a subir a un escenario a mentir, sino a decir lo que siento. Si me subo a un escenario con alguien que no tiene tantas ganas como yo, mejor que se quede en su casa, porque esto es rock and roll y hay que tener un plus extra que es aguantarselas todas ya que está la parte buena pero también la parte dura, entonces llegó un momento en que dije «Basta». Si todos somos valientes para hacer pesar nuestra opinión, entonces seamos valientes cada uno por su lado.
Después de la separación de la banda, tuve una larga charla con un gran amigo que es León Gieco, y él entre otras cosas me dijo que no podía dejar de tocar. Entonces ahí armé D-Mente con tres personas increíbles como el guitarrista Lisandro Alvarez, el bajista «Gula» Cocchiararo y el baterista Marcelo Baraj. Lo que yo quería para D-Mente era hacer algo diferente a A.N.I.M.A.L. en cuanto a la propuesta musical, no iba a hacer algo igual porque para ello hubiera seguido con la banda, entonces esto tiene que ver con lo del título del disco, porque cuando empezamos sabíamos que todo iba a ser difícil porque más allá de que yo pueda ser Andrés Gimenez, no tiene absolutamente nada que ver, a mi me conocen dentro de un ámbito que se llama A.N.I.M.A.L., pero fuera del mismo puede haber gente que respete lo que hice como gente a la que no le interesa en lo más mínimo, y lo respeto porque yo puedo tocar igual para cinco o diez personas, y salgo con la misma voluntad y las mismas ganas, se que esa es la única manera de poder llegar a más, y creo que todo eso se puede definir con la palabra «valentía». La valentía es lo que uno siempre tiene que llevar en el alma para poder lograr todas las cosas que uno anhela en la vida, y creo que la misma estuvo presente desde el momento en que se formó D-Mente porque fue jugársela con algo totalmente nuevo. Este disco tiene más que ver con la parte espiritual de la banda, porque nos conocimos mucho más como personas y nos hicimos amigos durante todo este tiempo que no paramos de tocar, entonces se nos ocurrió ponerle al disco la palabra «eternidad» porque estamos haciendo un arte que es música y que va a ser eterno, más allá de que en un futuro no existamos más terrenalmente, y les dije que sería bueno sincronizar las dos palabras y ponerle «Valiente Eternidad» al disco.

R: – Cómo fue el proceso de composición de los temas en este disco y cuáles son las principales diferencias con el primero?

AG: La diferencia básicamente es la madurez de la banda. Cuando empezamos con el primer disco hacía tres meses que nos conocíamos y habíamos empezado a ensayar, entonces ahí se ve reflejada solo una parte de la banda, no todo lo que la misma puede dar. Pero después de eso pasó un año y medio en el que vivimos tocando, y cuando nos pusimos a componer el disco la madurez fluía mucho más, y más dentro mío, yo por ahí soy el hilo conductor, lo cual no quiere decir que sea más que nadie porque una banda es una banda y somos cuatro, pero por ahí soy el tipo que lleva la canción más armada, el que escribe las letras, y en D-Mente hay mucho respeto del lugar que cada uno ocupa, eso lo valoro mucho porque en muchas bandas hay muchos egos internos y eso lleva a que se destruya.

R: – En este disco también podemos encontrar un track interactivo que justamente muestra como fue el proceso de grabación del disco, cómo surgió esta idea?

AG: Hay muchas bandas que no dicen lo que hacen y se lo guardan para ellos, nosotros quisimos hacer lo contrario, una especie de documental explicando como armamos las canciones y que vean un poco la parte interna la banda, desde ver como un riff es compuesto por dos guitarristas, y la armonización entre las voces y las guitarras, hasta los equipos con los que grabamos. Se que muchos chicos cuando empiezan no tienen la posibilidad de ver eso, yo por ejemplo no tuve la posibilidad de que alguien me enseñe a afinar bajo o que me digan que pedal me convenía usar, lo fui descubriendo y por ahí tardé diez años en descubrirlo… y por ahí nunca lo llegás a descubrir y te pensás que el Metal Zone es el mejor pedal de distorsión del mundo y es una mierda (risas). Los que lo tienen vendanlo porque es una mierda (más risas).
Hay un pedal que muestra Lisandro que se llama Rat, no es muy conocido pero tiene una distorsión increíble, «Gula» muestra que usa para el bajo un pedal que se llama Sansamp que lo usa todo el mundo pero nadie lo dice, entonces está bueno poder mostrar todo.

R: – Ustedes editaron el primer disco de manera independiente, pero antes con A.N.I.M.A.L. vos ya habías tenido experiencias con multinacionales, tuviste alguna propuesta de alguna multinacional para este nuevo proyecto? Y cuáles son para vos las ventajas y desventajas de estar en una multinacional?

AG: La ventaja de estar en una multinacional es que tenés una distribución más global, más masiva, mientras que la desventaja y es que el que trabaja como director artístico internacional, o sea, la persona que se dedica a vender tu producto al exterior, la verdad es que son todos unos reverendos pelotudos que tenés que estar todo el día diciéndoles todo lo que tienen que hacer porque no lo saben hacer. Eso es una desventaja porque para que editen a A.N.I.M.A.L. en Europa y en todos los países de Latinoamérica tuvimos que bailarle la danza de los siete velos como quien dice.

R: – Y esto pasó tanto con Warner como con Universal?

AG: Sí, con todos lamentablemente. Hay gente dentro de las compañías discográficas que saben lo que es un disco, y que saben en serio de música, a quienes admiro y agradezco, pero por otro lado hay gente para la cual un disco es lo mismo que una papa, que lo único que saben de un disco es que es redondo.
Y bueno, cuando empecé con D-Mente me llamaron de Sony, EMI y Warner, pero yo quería probar otras cosas, y le pedí para editarlo a un amigo que tenía un sello chico, sacamos seiscientos discos y los vendimos todos. Luego de eso, yo quería una compañía independiente que tuviera cierto peso pero que siguiera siendo independiente, y me llamaron de una compañía llamada Leader Music, lo cual fue raro porque ellos se dedican a la música tropical, pero abrieron un sector destinado al rock que tiene unos pocos artistas.
Lo bueno es que con esta compañía el contacto es más directo, con A.N.I.M.A.L. no pudimos sentarnos a hablar con el presidente de Warner hasta ser disco de platino, mientras que acá directamente pude hablar con el presidente, entonces es otra historia. Le dije la verdad, que va a ser difícil lograr que la gente entienda la propuesta, pero que le tengo la misma fe que le tuve a A.N.I.M.A.L. Por suerte lo entendieron y nos reeditaron el primer disco, y enseguida nos ofrecieron grabar «Valiente Eternidad».

R: – En qué países está disponible el disco?

AG: En este momento está en México, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Chile, Perú, todo Centroamérica…

R: – Y en Uruguay?

AG: En Uruguay aún no está porque la persona que vende los discos de Leader Music en las disquerías uruguayas dijo que lo iba a hacer hace un montón de tiempo, pero no se porque aún no lo ha hecho. Es una lástima que no esté, sabiendo que tocamos acá.

R: – En las letras de D-Mente y en otras entrevistas que he leído, es recurrente el tema religioso, incluso leí que el disco está disponible en librerías cristianas, cómo es que llega el cristianismo a tu vida?

AG: Hace dos años y medio me convertí al cristianismo por una cuestión de fe, creo que el hombre en general tiene que tener fe en las cosas que hace, pero a veces uno la pierde. En mi vida hubo momentos en que tuve gloria masiva de la puerta para afuera como quien dice, se veía todo color de rosa, pero por dentro todo era oscuro y no me sentía bien. En el mejor momento de la carrera de A.N.I.M.A.L. que fue en el año ’98 yo estaba en el Indigo Ranch grabando y tuve un intento de suicidio.

R: – Y qué era lo que sentías en ese momento? Cuál era el motivo?

AG: Yo ya no quería creer en nada. A mi me hacía feliz subirme al escenario y tocar, pero cuando bajaba después de ver a mucha gente con toda esa energía, me iba a una habitación en un hotel solo y eso me hacía mal. Y no era una cuestión de ataques de pánico, era una cuestión de que me sentía solo.
Yo nací en un barrio de Argentina que se puede calificar como bastante humilde tirando a muy humilde, y viví de todo, mi época de drogadicto en la que me tuvieron que terminar internando, estar lidiando con gente bastante difícil, eramos como cincuenta amigos y quedamos vivos cuatro.
Después pasaron los años, y hace dos años y medio, uno de esos que quedó vivo me empezó a llamar a casa, y yo como que me quise alejar de todo eso porque me hacía sentir peor, pero lo atendí y me contó que se había puesto a estudiar y que se había recibido de teólogo. También me contó que se estaba reuniendo en un lugar con otra gente y me invitó a ir, así que fui y me encontré con un lugar que se llamaba «Iglesia Punk» y era cristiana. Ahí me encontré de nuevo con «Corvata» (N. del R.: ex-bajista de A.N.I.M.A.L., actual Carajo), con quien no me hablaba desde que se fue de A.N.I.M.A.L, estaba con su esposa y sus hijas, y los vi muy bien, así que seguí yendo y me convertí al cristianismo, que para que quede claro, no es una cuestión de ir casa por casa como hacen los testigos de jehová o algo así, es una cuestión de fe hacia Dios y nada más, no hay un cura de por medio, ni lavados de cerebro, eso no me gusta.
Entonces todo esto me llevó a escribir de una manera más espiritual para el nuevo disco, pero no es un disco religioso como para lavarle el cerebro a alguien.
En Argentina hay librerías cristianas que venden desde libros hasta discos de artistas cristianos como U2, P.O.D., Mortification… miles de bandas. Nos ofrecieron para vender el disco ahí y nos pareció bueno, es un medio más para que le llegue a mucha gente nuestra música.
Por supuesto yo no me olvido que grabé un disco llamado «A.N.I.M.A.L. 666», estoy muy orgulloso porque es un disco tremendo, pero uno va pasando por etapas de la vida donde en algún momento uno encuentra algo que le hace sentir bien, y si le hace sentir bien está bárbaro.

R: – Recién contabas que te volviste a encontrar con Corvata, cómo es tu relación con los otros ex-miembros de A.N.I.M.A.L.?

AG: Con muchos buena, con otros no. Yo me siento bien pasando tiempo con Corvata y su familia, viendo que está con una banda como Carajo que está bárbara, me parece muy bien lo que hace. Con Andrés Vilanova (N. del Ed.: ex-baterista de A.N.I.M.A.L.), que está tocando con él, también me llevo bien, aunque no charlamos tan seguido.
A «Titi» (N. del R.: Cristian Lapolla, ex-bajista) lo vi hace poco y también está todo bien, lo mismo con Martín (N. del R.: Carrizo, ex-baterista) y Marcelo Castro (ex-baterista). A Aníbal Aló (baterista en el primer disco) no lo vi más porque se fue a vivir a Estados Unidos.
Con la mayoría está todo bien, lo que pasa es que cuando alguien se va de una banda, mucha gente genera polémica y ataca al que va quedando, creen que como se van todos el que queda es el culpable, y en este caso el que quedó siempre expuesto fui yo, entonces terminé siendo el malo de la película. Y no es así, cada uno elige su rumbo, yo no puedo obligar a un tipo a que se quede tocando conmigo.
Siempre soñé con que A.N.I.M.A.L. durara para siempre, pero bueno, no se dio, y hoy en día con D-Mente somos felices.

R: – Cuáles creés que son tus mayores logros a lo largo de tu carrera? De qué te sentís orgulloso?

AG: De haber dejado marcado un camino para que otros chicos lo puedan seguir. Eso es lo más lindo, porque los logros individuales son muy de uno, yo puedo decir que logré vivir de la música, entre otras cosas, pero lo que más valoro es haber abierto puertas para que otros puedan entrar.

R: – Cómo tomaron los seguidores de A.N.I.M.A.L. el nuevo sonido de D-Mente?

AG: Creo que de a poco van entendiendo de que se trata. Yo trato de entregar lo mejor de mí, y con mucha pasión, pero tampoco pido que todos los que iban a ver a A.N.I.M.A.L. vengan a ver a D-Mente porque sería injusto. Que escuchen y vean si les gusta, y si no les gusta tienen otras opciones.

R: – Cuáles son los planes de D-Mente después del show en Uruguay?

AG: Seguir tocando mucho, grabar un nuevo disco el año que viene, y así seguir creciendo de a poco, sin apuros y sin una meta, la meta es infinita.

R: – Bueno Andrés, muchas gracias por la nota, querés dejarle un último mensaje o saludo a todos los lectores de RISE!?

AG: Sí, agradecerles por todos los años que me apoyaron con A.N.I.M.A.L, y que pueden enterarse de la nueva propuesta en la web de D-Mente que es www.dmente.com.ar
Nunca pierdan la fe y la esperanza en lo que hacen, sigan para adelante, siempre que uno tenga los sueños en alto se puede llegar a lo que uno quiera en la vida. La raza latina es única, y ser latino en el mundo es muy difícil porque tenés muchas contras, desde Latinoamérica hacia el mundo es mucho más difícil que del mundo a Latinoamérica, así que hay que poner el doble de esfuerzo y eso trae sus frutos en el momento en que se te dan las cosas.

Jorge Patacas.

 

DISCOGRAFÍA DE D-MENTE

D-Mente – 2006
Valiente Eternidad – 2008

Tags: , , , , , ,

Deja Un Comentario

Blue Captcha Image
Refrescar

*