RISE!

BLOODBATH

«The Fathomless Mastery»

(Peaceville Records)

bloodbath

Bloodbath está actualmente integrada por gente de distintas bandas, además cabe señalar que provienen de grupos muy diferentes entre sí musicalmente hablando. Quizás los únicos puntos en común a nivel personal que encontraron entre ellos y que hicieron que estos monstruos se reunieran fueron la perseverancia, la capacidad y la habilidad, además de la necesidad de rendir tributo a los grandes nombres del Death Metal mundial como lo son Morbid Angel, Entombed, Death, etc.
Es así que actualmente integran este engendro maligno Mikael Åkerfeldt (Voz) y Martin Axenrot (Batería), ambos de Opeth. También se encuentran Jonas Renkse (Bajo) y Anders Nyström (Guitarra) de Katatonia y
para finalizar Per «Sodomizer» Eriksson (ex-21 Lucifers, Genocrush Ferox) que se ocupa de la otra guitarra, supliendo el lugar que era ocupado en el pasado por Dan Swanö.
Si aún no escuchaste esta banda, que tantos nombres vinculados al ambiente del Progressive Death Metal no te intimiden y generen en vos sospechas sobre el futuro que pueda correr ésta, ya que hasta ahora lo que venían haciendo era Death Metal de la vieja escuela, muy feroz. Quédense tranquilos, el porvenir de Bloodbath está en buenas manos y asegurado, es el viejo y querido Bloodbath de siempre. Incluso en vivo parecen unos psicópatas asesinos, ataviados con unos harapos destrozados y “ensangrentados”, tal como lo hicieron en el Wacken Open Air del año 2005, de donde grabaron un CD en vivo y un DVD, titulado “The Wacken Carnage”, que simbolizó el regreso de Mikael para esa especial ocasión, y que fue editado tres años después de celebrado el festival, en 2008.

“The Fathomless Mastery” es el tercer material de larga duración de Bloodbath (grabado en Park Studio Stockholm en conjunto con Ghost Ward Studios), después de aquellos “Resurrection Through Carnage” (su debút de 2001) y “Nightmares Made Flesh” (del 2004). A su vez, este disco del 2004 marcó el ingreso de Peter Tägtgren y Martin «Axe» Axenrot en el seno de Bloodbath, manifestando brutal frescura y técnica en el sonido de la banda.
Estos álbumes ya los habían catapultado a la gloria, con muy buenas críticas tanto de público como de la prensa. En marzo de 2008 fue publicado “Unblessing the Purity”, el EP que marcaba nuevamente el regreso de Mikael Åkerfeldt, cuyo puesto había sido ocupado momentáneamente por Peter Tägtgren, debido a que Mikael había decidido abandonar Bloodbath en 2002 para dedicarse por completo a Opeth.
El inicio de “The Fathomless Mastery” es a todo Death con “At The Behest Of Their Death”, los primeros segundos de la canción son Death Metal técnico (del que pocas bandas hacen con estilo), hacia la mitad hay un fragmento acústico algo progresivo y luego Mikael Åkerfeldt hace uso de esas voces limpias que usa en Opeth, pero es sólo por un segundo. “Process Of Disillumination” es más épica, Martin Axenrot al igual que el resto de los músicos realiza muy bien su labor. Sorprende que se haya acoplado tan bien a la música de Bloodbath, contando con un gran aliado en la base como lo es Jonas Renkse. Es increíble que en muchas bandas de otros estilos musicales el papel del baterista y el bajista sea delegado a un segundo plano, siendo que en realidad son quienes articulan el desenvolvimiento de una banda! También demuestran los años de logros de trabajo irrefrenable Anders Nyström y Per Eriksson (el único en la formación que no es tan conocido), repercutiendo en esas guitarras propias del Death Metal con un gustito Groove (aunque mínimo), y unos solos muy sentidos, vibrantes, conmovedores y con un sentimiento incontenible. A lo largo del disco Mikael Åkerfeldt utiliza un tono vocal muy gutural, desprendiéndose de las voces limpias de las que hace uso en Opeth. Las letras son bastante anti-clericales (de esto estoy seguro), no se si llegan a ser satánicas, de lo que no hay duda es el odio a la Iglesia, Dios, etc. En “Mock The Cross” se distingue la influencia de Morbid Angel, cerrándose la canción con unos campanazos provenientes de una Iglesia. “Devouring The Feeble” es de lo más pausado y arrastrado del disco. “Hades Rising” es una de las mejores canciones, la más larga de todas, con un excelente solo de guitarra hacia el final, donde se explota la veta más melódica de la banda.
Una formación All Star que edita un disco (como no podía ser de otra manera) imprescindible para fans del Death Metal de la vieja escuela, con una producción que resalta los elementos distinguidos del estilo, sonido primitivo, precario, espeso, grueso y rasposo.

Gonzalo Deubelbeis.

 

Tags: , , ,

Un Comentario en “Reviews de CD’s: BLOODBATH – «The Fathomless Mastery»”

  1. Jose Quintero dice:

    excelente felicitaciones buena reseña saludos desde venezuela

Deja Un Comentario

Blue Captcha Image
Refrescar

*