Reviews de CDs: DIAMOND DAWN – «Overdrive»

DIAMOND DAWN

«Overdrive»

(Frontiers Records)

Diamond Dawn - Overdrive

Cuando ya me estaba sintiendo un poco agobiado del AOR con algo de hard rock, y pensaba que todo ya sería monótono me encuentro con estos Diamond Dawn y su “Overdrive”.
Desde el primer momento que empieza a sonar este “Overdrive” capta mi atención, porque pensé que me atendría a otra agrupación de metal (cual fuere el subgénero), por el tipo de arte de portada.
Y cuando comienzan los primeros sonidos de sintetizadores seguidos por la parte rítmica, y finalizando el riffeo de “Into Overdrive”, me quedo paralizado por tan buena composición.
Tras tener una memoria mala y selectiva, dicho guitarreo creo que me recuerda a un tema de Phil Collins, tal vez por ello me gusta, por hacerse familiar.
Los teclados cumplen un rol importante en este álbum, y se lo puede apreciar en “Crying”, donde al terminar es el último instrumento en sonar con sonido de piano, algo muy ochentas.

La voz de Alexander Strandell es de timbre agudo y súper melódico, lo cual hace la oída de “Overdrive” aún más interesante.
Lo otro que dejaba para este momento de la reseña, es que sea cual fuere el estilo que una banda ponga en práctica, no se trata tanto de lo tedioso del género musical, sino de como está hecho el disco.
En este caso, venía diciendo que el AOR (y por su defecto algo del hard rock melódico) me venían pesando un poco, pero he reactivado mi confianza en el rock orientado para adultos, gracias a la exquisita manera compositiva que se aprecia aquí, aunque el hard rock está llevado de manera equitativa aquí.
Las pilas llegan a su punto más excitante con “Turn It Up”, donde la energía se siente fluir, más allá que no sea mi canción favorita.
“Don’t Walk Away” es definitivamente lo que cualquier amante del soft metal está buscando, con una base rítmica tipo “Is This Love?” de Whitesnake y con una calidad compositiva propicia de una agrupación ya consagrada, más que una que debuta. El solo de guitarra va entre un Steve Vai y un Tony Banks en su modo más duro.
Siguiendo la onda Whitesnake o Survivor, y con impresionantes synths y arreglos vocales y corales, cierran con un cuasi progresivo “Powergames”.
La banda sueca debuta con este álbum potente, fiestero, orgánico, tocado como si hubieran nacido en los ochentas, conteniendo lo básico y necesario para ser un éxito. Y estoy convencido de ello.
Más info: www.frontiers.it o www.diamonddawn.se

Lucas Gordon.

 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario

Blue Captcha Image
Refrescar

*