RISE!


Reviews de Shows: MASTODON / KVELERTAK / MUTOID MAN en Oslo Spektrum Arena (Oslo, Noruega)

Posteado en Uncategorized el 5 dUTC febrero dUTC 2019 por RISE!

MASTODON / KVELERTAK / MUTOID MAN en Oslo Spektrum Arena (Oslo, Noruega)

Domingo 3 de Febrero de 2019

por Jorge Patacas

 

Menos de un año y medio pasó de la última presentación de los norteamericanos Mastodon en tierras noruegas. En aquella ocasión, Noviembre de 2017, la banda se presentó en el Sentrum Scene, un local céntrico de Oslo con capacidad para 1750 personas, donde por cierto los brasileños Sepultura presentaron su “Chaos A.D.” en sus épocas de gloria en Octubre de 1993. Esta vez los promotores del show decidieron apostar por un lugar más grande, y es así que Mastodon se presentaría en el gran Oslo Spektrum Arena, inaugurado en Diciembre de 1990 y con una capacidad para 9700 asistentes. La gira que Slayer, Anthrax, Lamb of God y Obituary realizaron juntos pasó por este mismo lugar, así como también bandas de renombre de distintos géneros desde Rammstein hasta A-ha o los Red Hot Chili Peppers, por lo que estos datos hablan por sí solos de dónde está ubicado Mastodon en la actualidad, más teniendo en cuenta que el recinto estaba casi colmado.
Dos bandas más forman parte de su gira europea, por un lado sus compatriotas de Mutoid Man y por otro lado, los noruegos Kvelertak que hace ya algunos años vienen dando que hablar con su contundente propuesta.
Con una organización perfecta por parte de la productora Live Nation, las puertas se abrieron tal cual lo esperado a las 19:00 hs, y veinte minutos después, Mutoid Man comenzaba su set de media hora de duración. El trío formado en 2012 por Stephen Brodsky (Cave In) en voz y guitarra, Nick Cageao en bajo y Ben Koller (Converge) en batería, mostró todo su poderío mediante nueve temas pertenecientes a sus dos discos de estudio, “Bleeder” (2015) y “War Moans” (2017), así como también un tema (“Gnarcissist”) de su EP debut “Helium Head” (2013).
Los primeros temas pasaron uno tras otro casi sin respiro hasta que se dirigieron al público haciendo algunas bromas también. Musicalmente son bastante difíciles de catalogar, pero se pueden apreciar influencias del Hardcore Punk, Heavy Metal, Hard Rock y ciertos toques progresivos. Su descarga de energía sobre el escenario no dejó más que una excelente impresión en la audiencia, y de esta manera dejaron el terreno preparado para Kvelertak, que en esta fecha actuaban como banda local.

En lo personal, había tenido la oportunidad de verlos anteriormente tocando en uno de los escenarios principales del Wacken Open Air 2015 junto a su anterior e histórico vocalista Erlend Hjelvik. Sin embargo, esta presentación en el Spektrum Arena fue muy superior y es que quizás un lugar a puertas cerradas como este les sienta mejor, teniendo la oportunidad de estar más cerca de la audiencia, ya que a pesar de tener una capacidad mucho mayor a un local para shows under, hay menor distancia entre el escenario y la primera fila en comparación con el Wacken Open Air.
Con tres guitarras al frente a cargo de Bjarte Lund Rolland, Vidar Landa y Maciek Ofstad, turnándose para realizar los riffs principales, los solos y las secciones rítmicas, sumadas a la base creada por el bajo de Marvin Nygaard y la batería de Kjetil Gjermundrød, la banda comenzaba su show con “Åpenbaring”, apareciendo en escena el nuevo vocalista Ivar Nikolaisen, quien si bien se unió en Julio del año pasado, pareciera que hubiera estado en la banda desde el principio. Básicamente “se comió” el escenario. El dominio en escena y la energia desplegada por el también vocalista de la banda punk The Good, The Bad and The Zugly, demuestran por qué los originarios de Stavanger se decidieron por él al momento de buscar nuevo vocalista. No paró de moverse de un lado al otro durante todo el show, arengando al público, haciendo headbanging, bajando a cantar junto a los que estaban en las primeras filas en varias ocasiones, actitud que también tomó el bajista Marvin Nygaard en una oportunidad, incluso haciendo crowdsurfing mientras continuaba tocando.
Algunos de sus temas más gancheros fueron parte del setlist, tal es el caso de “Bruane Brenn” (el riff se te queda pegado en la mente por horas y en vivo se te pone la piel de gallina!), “1985”, “Blodtørst” y el final con “Kvelertak”, todo un clásico de la banda a esta altura. Este sexteto no solo tiene canciones bien directas, sino también esa actitud “en tu cara” que tanto se extraña de las grandes bandas en estos días. En su música hay influencias de varios géneros, desde el Hard Rock y el Punk con clara influencia de sus coterráneos Turbonegro, al Heavy y ciertos tintes del Black Metal (esa noche esto se percibió en temas como “Nekroskop” o “Mjød”), pero más que nada lo que brindan es un gran show de Rock N’ Roll. Simplemente brillante!
Leer más »

Tags: , , , , ,


Reviews de Shows: SLAYER / ANTHRAX / KVELERTAK en Sala Santana 27 (Bilbao, España)

Posteado en Inicio el 19 dUTC marzo dUTC 2016 por RISE!

SLAYER – ANTHRAX – KVELERTAK en Sala Santana 27 (Bilbao, España)

Viernes 30 de Octubre de 2015

por Unai Endemaño

El día D para gran parte de los metaleros bilbaínos, llevaba muchos meses marcado en el calendario conciertil de la zona norte. La visita de dos de los conjuntos que cimentaron el Big Four americano, junto a los emergentes Kvelertak, supondría una jarana de demasiada enjundia, como para que nadie contemplase la opción de perdérsela. Es por esto que las entradas se acabarían agotando más de una semana antes de la cita, convirtiendo el evento en algo mucho más exclusivo de lo que hubiese sido hace unos cuantos años.
De esta manera los aledaños de la Santana presentarían el clásico aspecto de las grandes reuniones, con multitud de caras conocidas entre los que solemos movernos por conciertos a lo largo del año, y el entrañable ambiente que conllevan los reencuentros con viejos conocidos. Las citas del calibre de la que aquí se cuenta, suelen tener el poder de congregar aficionados que llevan mucho tiempo sin pisar bolo alguno, la clase de seguidores que reservan todo su énfasis y dinero, para los guateques en los que pasan lista.
Las evidentes incomodidades que provocaría la mencionada afluencia masiva, marcarían gran parte de la noche para los que venimos siendo comodones de serie. Lo de moverse de un lado a otro libremente, pedir tragos cuando nos apeteciera o disponer de nuestra particular parcela de tierra sobre la que poder agitar las greñas holgadamente, se convertiría de esta manera en utopía. Tocaba sudar, chocarse hasta para saludar y tener que desenvolvernos en un ambiente tan viciado como excesivo.
En esa inminente sauna thrasher en la que acabaría tornándose la Santana, saltarían sin demasiada pompa los noruegos Kvelertak. Una de las formaciones más de moda del momento se presentaría en el bocho tras su deslumbrante bolo del Azkena de hace unos meses, sin que las condiciones fuesen a favorecerles de la misma forma en que lo hicieron aquella memorable noche. Si aquella vez salieron con la vitola de estrellas en ciernes, gozando de un meritorio lugar en el cartel y sonando como pocos conjuntos lograron aquel día, en esta ocasión oficiarían a oscuras, bajo el pesado yugo que soportan los teloneros de bandas estelares.
Sin amilanarse lo más mínimo y con el clásico mochuelo a modo de careta, los noruegos saltarían sobre el cacho de escenario que les habían dejado los jefazos del cotarro. Lo harían con su característico “Apenbaring” saludándonos con descaro, apretados pero sin dejar de agitar a cada metro que conquistaban. Tan incendiarios como les habíamos visto en anteriores comparecencias, pero castrados por un sonido y unas luces propias de grupo de verbena miserable.
A pesar de las catastróficas condiciones que gozaron, animarían el ambiente, pero sin llegar en ningún momento a conseguir el beneplácito de la mayor parte de la audiencia, más que nada por la enorme diferencia estilística que existía entre su bombástica propuesta, y la mucho más tradicionalista que reflejaban las camisetas de la txabalada allí presente. El grueso de la audiencia lo conformaban veteranos del Thrash ochentero, y el revoltijo de estilos que practican Kvelertak, poco sería capaz de rascar.

an0

Erlend se mostraría como el animal escénico que acostumbra, y “Evig Vandrar” volvería a animar el cotarro una vez más, a pesar de que nadie fuese capaz de cantar dos líneas seguidas de su pegadiza cantinela. Terminarían de manera lustrosa, con su corte homónimo, sin demasiados aplausos a sus espaldas, pero con la cabeza tan alta como habían aparecido hacía unos cuantos minutos sobre las tablas de la Santana. Llegarán a ser enormes, pero esta gira no era la suya.
Los siguientes espadas de la noche, contarían con todas las condiciones favorables que se les habían negado hacía un rato a los Kvelertak. Sonidazo poderoso y luces de gala para que los Anthrax volviesen a defender su puesto en el legendario Big Four norteamericano. Clamarían desde el principio a golpe de “Caught in a Mosh”, mostrándose menos vertiginosos que en sus años mozos, pero conservando ese carisma y poderío que siempre les ha hecho célebres.
Con el calentón que acababan de provocar, se remangarían de nuevo para lanzarnos un “Got The Time” furibundo, tan divertido y hardcoreta como lucía en el célebre “Persistence of Time”. Dejarían la pista noqueada sin que a nadie se le ocurriese oponer resistencia frente al himno “Madhouse”, rematado a su vez por la archiconocida versión de Trust, que mil y una veces solíamos visionar en la MTV cuando éramos mocosos. No cabía duda de que los de New York habían metido la directa y querían resolver el concierto por la vía del KO. Lo de ir sumando puntos, no parecía que fuese con ellos.
Leer más »

Tags: , , , , , ,