RISE!

 

OPETH – “Ghost Reveries”

(Roadrunner Records)

 

opeth.JPG

 

 

Antes que nada debo confesarme…nunca había escuchado nada de Opeth, ni una sola nota. Y al momento que puse la primera canción del disco no podía creer el tiempo que había desperdiciado sin haber escuchado nada de esta gente.

Este disco es una MARAVILLA. Jamás habría pensado que Opeth podría llegar a ser tan intrincado, y sus músicos tan talentosos, y encima hay 2 uruguayos en la banda!! Martín López en la batería y Martín Méndez en el bajo. Pero vamos a lo que importa, el disco.

El primer ataque lleva como nombre “Ghost Of Perdition”, el tema se abre con una pequeña intro de guitarra de una manera muy serena con lo que sería la melodía principal de la canción, solo para explotar en una tormenta metalera con unas desgarradoras vocales Death, pero que sin previo aviso cambia a algo que enseguida me hizo exclamar “¡¡Tool!!”. Y los 10 mins. del tema se van dando así en forma de tapiz, cambios y mas cambios, melodías en extremo delicadas, partes tormentosas y guiños a Tool, a Theater y arranques en la guitarra que atisban a Floyd, que se entrelazan para formar una pequeña obra maestra.

“The Baying Of The Hounds”, es el segundo temazo de este disco, sigue en el mismo escalón que “Ghost…”, pero a destacar la actuación de la base de la banda. Tanto el bajo como la batería tienen una actuación más que sólida, sobre todo en la levemente psicodélica parte media de la canción. Y justo cuando pensás que se esta acabando, y que ya no puede cambiar mucho más, el tema muta nuevamente y hace su aparición una brillante sección acústica.

Tercer tema, “Beneath The Mire”. Tonalidades orientales tiñen este tema mid-tempo, con varias intersecciones agresivas y melódicas que se entrelazan, no es el mejor del disco pero está en el mismo nivel, y eso es algo recurrente en esta obra, en ningún momento decís, Ah! Acá le pifiaron!! No, es todo muy parejo.

Cerca de la mitad del disco, “Atonement” asoma su cara, y en mi muy humilde opinión este es el mejor tema del disco, psicodelia total, con ciertas reminiscencias a “Planet Caravan” de Black Sabbath y a “Space Cadet” de los magníficos Kyuss, pero con un aire innegablemente Pink Floydiano. Excelente.

“Reverie/Harlequin Forest” es otro de los mejores del álbum, sobre todo por esos cambios a niveles más atmosféricos, suaves y acústicos que suceden a partes muy duras con vocales desgarradoras por parte de Mikael Akerfeldt, y que en definitiva nos regalan un tema con una dinámica muy bien lograda, con un final que nuevamente nos recuerda a un Tool Death Metalero.

“Hours Of Wealth”, es otro intermedio tranquilo y melódico, con cierto dejo bluesero en la viola, con una muy sólida base del tecladista Per Wiberg.

Y llegamos a “The Grand Conjuration” el tema más complejo y pesado del disco, repleto de climas y texturas diferentes, y donde más se nota la influencia de Dream Theater, sobre todo en el teclado, pero también en la dinámica y en como se van dando los cambios y las mutaciones dentro del tema.

El cierre del disco no podía ser menos ecléctico que el resto de su contenido, en poco menos de 4 mins. “Isolation Years” nos presenta con un feeling extraño, pero en extremo melancólico dándole un final triste y tranquilo a “Ghost Reveries”.

Como resultado final tenemos uno de los mejores discos en lo que va del año y una nueva banda de culto para mí. Triste, melancólico, agresivo y oscuro, realmente un disco para escuchar con mucha atención, no es para cualquiera y no entra fácilmente, pero una vez que estés adentro no podrás salir.

Marcelo Rodríguez.

Tags: , , , , , , , ,

Deja Un Comentario

Blue Captcha Image
Refrescar

*